Actos de Deshonestidad cotidianos

Ante la alarmante situación de sensación de corrupción generalizada (banqueros, políticos, fútbol….) y que engañar o defraudar está socialmente aceptado, estamos obligados a una reflexión sobre cómo nos afecta personalmente a cada uno de nosotros

Lo primero es pensar si nuestra Sociedad acepta el engaño como algo habitual y justificado. Estas son algunas de las frases y justificaciones que podemos encontrarnos en nuestra vida diaria

  • Defraudó porque pago muchos impuestos y encima para que se lo lleven los de siempre me lo quedo yo. Además todo el mundo lo hace
  • Engaño sobre mi situación personal para obtener un beneficio: digo que no tengo pareja para ganarme la confianza de otra persona y poder tener una relación con ella. Además la infidelidad esta al orden del día
  • Miento en mi CV porque si no nunca me cogerán y quiero demostrar lo que valgo. Además todo el mundo modifica su perfil profesional o lo maquilla
  • Exagero los beneficios del producto o servicio que vendo porque sé que en el fondo es algo bueno para mí cliente comprarme. Todo el mundo arriesga algo en una venta
  • Miento sobre quién soy para que me acepten mejor y ser parte de un grupo. Además mentir esta socialmente aceptado

¿No es para preocuparse? La mentira se justifica por un “bien mayor” y más moral que la propia mentira. Sin duda una disonancia sobre nuestra existencia y nuestro comportamiento.

La deshonestidad aceptada es alarmante, porque va en aumento, y además sirve como ejemplo al resto de la sociedad. Enriquecerse de manera deshonesta es visto como algo habitual, tanto que el estereotipo o creencia de que si alguien tiene dinero es porque ha realizado actos deshonestos se ha generalizado.

Llegamos al extremo que Amancio Ortega dona equipos hospitalarios y pensamos que es para lavar su mala conciencia. El binomio deshonestidad-riqueza es una creencia aceptada en nuestra sociedad, y también es alarmante que sea así.

Hace poco acudí a una reunión donde una persona  exageró el volumen de la compañía para no dar la imagen de ser pequeños a las otras empresas presentes. Cuando salió alguien que conocía su situación le recrimino que hubiera mentido y esta persona defendió que eso era algo habitual en los negocios.

En el mundo de los negocios existe la desconfianza, que supone firma de contratos y cláusulas para intentar asegurarse el no engañó por la otra parte.

Un abogado me dijo que no vivían de la desconfianza en los acuerdos, sino del incumplimiento. Firmamos algo y luego consideramos que es injusto, sobre todo para nosotros, e incumplimos nuestra palabra por un fin moral más justo, o que nosotros creemos que debe ser asi

Pequeños actos deshonestos cotidianos generan una cultura donde el engaño es lícito, porque sirve a un fin mayor, y mucho más ético según nuestra consideración.

La página web de contactos Ashley Madison consiste en un club de personas que aceptan moralmente el engaño a sus parejas. Esta socialmente aceptado por sus integrantes, que consideran la infidelidad como algo que puede darse en circunstancias personales que ellas mismas juzgan como justificables.

El documental Deshonesty nos introduce en el mundo de los engaños cotidianos en experimentos con personas con pequeñas tretas para conseguir un beneficio, o grandes fraudes que suponen castigos importantes, tanto como para acabar con la persona en la cárcel. Sin duda una reflexión sobre el comportamiento humano

¿Cómo se combate esto? Ejerciendo pequeños actos de honestidad ejemplares para contagiar al ser moral que tenemos dentro. El castigo de saltarse las normas puede frenar los actos de deshonestidad más grandes, pero al ejemplo de sentirnos bien con lo que hacemos con pequeños actos cotidianos que sirvan a otros para reflejarse en ellos tendrán mucho más impacto en toda la sociedad.

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

 

Share

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *