Aportaciones del libro «La Sociedad del Cansancio»

Libro la Sociedad del Cansancio

Hace poco he terminado de leer el libro “La sociedad del cansancio” del Autor Byung-Chul Han. Me recomendó el libro mi buen amigo Jorge Cagigas, presidente de Fundipe y Socio Director de Epicteles. A ambos nos inquieta la gestión del tiempo que tenemos en la sociedad actual, y Jorge me recomendó una lectura que seguro no me iba a dejar indiferente, como así ha sido.

Es te libro profundiza en la idea de que vivimos en “La sociedad del cansancio crónico”.

Hiperactivicdad

Estamos cansados y agotados por nuestro trabajo, nuestra vida, nuestra forma de vivir siempre ocupados y necesitados de “hacer cosas”.

Esta hiperactividad que nos auto imponemos hace que siempre estemos obligados a estar en actividades o bien profesionales o de “ocio” que hagan nuestra vida interesante.

Y además nos encargamos de confirmar ante los demás que estamos “activos” anunciando nuestra vida por redes sociales.  

Redes sociales

Esta frenética forma de vivir lleva a un agotamiento crónico que nos hace llegar a momentos de absoluta fatalidad y agotamiento.  

La nueva “sociedad del cansancio” no deja descansar a nuestro cerebro ante la intensa actividad

Sociedad del Rendimiento

Un concepto que me ha impactado en el libro es el que  el autor explica  que vivimos en lo que él llama la “Sociedad del rendimiento”.  

Esta sociedad se caracteriza porque se quiere la mayor productividad posible del individuo. ´

El ser humano se ha convertido en una “máquina de rendimiento”.

Rendimiento laboral

Tomamos sustancias para tener una mayor vitalidad y poder diluir el cansancio o alargar el rendimiento.

Pero el efecto tiene una duración y volvemos al agotamiento y cansancio que puede ser crónico.  

Esto puede provocar problemas psíquicos ya que la “sociedad del rendimiento” hace que nos sentirnos culpables si no respondemos a las expectativas que generamos sobre nuestra actividad, lo que pueda llegar a generar frustración y ansiedad.

Ansiedad

En la “sociedad del rendimiento” se produce la sensación de nunca alcanzar objetivos definitivos.

No es que el individuo no quiera terminar nada, es que no se ve capaz de hacerlo.

Un objetivo trae consigo otro objetivo mayor o diferente El rendimiento requiere aportar cada vez mayor rendimiento. De esta forma nunca se alcanza un punto gratificante.  

El individuo vive con una permanente sensación de carencia y de culpa. Trata de superarse hasta que se derrumba.  

A veces la autorrealización basada en superarse cada vez más conduce a la autodestrucción.  

autodestruccion

Existe una presión por el rendimiento como imperativo social. Tenemos que ser más productivos y tener mejores resultados cada día. Se pasa del deber al poder.  “Yes We can” podría ser el lema de esta “Sociedad del rendimiento”

El individuo entra en un proceso de auto explotación. Una “libre obligación” de maximizar el rendimiento.

Esto genera personas deprimidas y fracasadas, además de seres humanos agotados por el cansancio

El sujeto de rendimiento se encuentra en guerra consigo mismo, Nos encontramos ante “Almas agotadas y quemadas”

El autor se apoya en otros autores que han hablado del “Animal laborans” que se explota a sí mismo como víctima y verdugo.

Entonces llega la Depresión del individuo cuando ya no “puede poder más” que conduce a un reproche de sí mismo y a la autoagresión.

El sujeto se ve forzado a aportar rendimientos y termina extenuado.

Se siente cansado y hastiado de pelear contra sí mismo.  Se siente como un hámster en una ruleta giratoria, obligado a no parar.

El Ser humano al que no le quedan fuerzas para ser dueño de su mismo. Está cansado de la constante exigencia de iniciativa.

Llegamos entonces a la denominada “Auto explotación del individuo “. Compite contra sí mismo y con la obsesión de superarse constantemente. Dejamos de ser individuos para ser Proyectos

Según el autor, existe un “Yo ideal” del futuro que se enfrenta con el “yo real” del Presente a base de auto reproches. El “Yo real” aparece como un fracasado frente al “Yo ideal”.

Cada vez aumenta más el consumo de antidepresivospara poder continuar con el rendimiento más tiempo.

Trabajo visto como autorrealización

En la sociedad actual el ordenador portátil, la tablet y el smartphone se convierten en un campo de trabajo portátil.  

El trabajo visto como auto realización puede llevarnos a una auto explotación que hace que me mate poco a poco a base de optimizarme cada vez más También hay otra alineación hacia estar sano y nos convertimos en unos adictos a estar sanos: al Fitness. A correr a realizar deporte…de nuevo somos esclavos del rendimiento donde cada vez nos auto imponemos correr más tiempo, más distancia, más resistencia. Hoy la “psicosis de estar sano” hace que el número de personas que corren maratones haya crecido exponencialmente en los últimos tiempos. Y algunos pasan a ultra carreras y a deportes más extremos.  

La vida contemplativa ha dejado paso a la vida súper activa.

Hoy nos exhibimos en redes sociales. No dejamos de ser un “producto” que se expone ante todos y que cambia de valor. Esta exposición hace que las relaciones humanas se transformen en relaciones comerciales o de transacción.

Las redes sociales se parecen más a unos grandes almacenes donde podemos ver los diferentes productos, y que nos convierten a todos en vendedores y clientes Llenamos el mundo con cosas con una duración y una validez cada vez más breves El ruido de la comunicación. Ha sofocado el Silencio.

Sin duda la lectura de este libro me ha llevado a reflexionar sobre las consecuencias del “estilo de vida” actual que nos estamos autoimponiendo.   8r’1�

Share

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *