Aprender del Rechazo

No soportamos el rechazo. Es algo que nos supera y que nos cuesta mucho aceptar.

Cuando somos rechazados nuestras emociones de malestar, desazón hacen activar nuestro pesimismo más voraz. El rechazo cala tanto en nuestro interior que nos hace dudar de nuestras virtudes y fortalezas.

Cuantos más rechazos tenemos en la vida más pesimistas nos volvemos con respecto a nuevas “aventuras” o iniciativas. Tal es así que el bloqueo o la inacción es lo más frecuente cuando se producen varios rechazos consecutivos, en cualquier ámbito de nuestra vida.

¿Dónde está nuestro umbral para no desfallecer en el rechazo continuado? Cada uno tiene el suyo, como el umbral del dolor. Es fácil averiguarlo. Cuando nos rendimos marca lo que estamos dispuestos a soportar de rechazo

Pongamos un ejemplo de rechazo en el ámbito laboral que se está volviendo muy habitual. Una persona que ha sido despedida de su trabajo puede pensar: ¿Es culpa Mía? La primera fase de culpabilidad puede estar solapada por echar la culpa a otras personas (mi responsable, mi empresa, mis compañeros, la mala suerte que he tenido…). El despido profesional es uno de los rechazos más difíciles de encajar. Así lo he vivido con personas que no han soportado que tomaran por ellos la decisión de irse de la compañía. Las heridas que dejan suelen ser bastantes profundas, y en algunos casos les cuesta mucho recuperarse, o incluso he observado como es un antes y un después en su vida.

Otro ejemplo en la vida personal son las personas que son dejadas o abandonadas en sus últimas relaciones de pareja. Se puede hacer una reflexión: ¿seré yo el que produce ese rechazo? Que una pareja te deje es un momento muy traumático en la vida de algunas personas. Tal es así que en ocasiones no se recuperan totalmente de ese rechazo, y ven sombrío su forma de relacionare con futuras parejas.

El poder observar todas las circunstancias que han producido ese rechazo nos puede ayudar enormemente a superarlo, o quizás a afrontar la siguiente situación parecida de otra manera. Lo que sin duda nos ayudará a APRENDER de ese rechazo es preguntar a los que nos rodean y han observado la situacion, para que nos guíen para entender las razones y poder sacar los aprendizajes.

¿Te imaginas preguntar abiertamente en un despido por las VERDADERAS RAZONES? En muchas ocasiones observo como se dan explicaciones no relacionadas con el despido por el bienquedismo del despedidor (esto suele hacer mucho daño a la persona que se lleva una imagen equivocada de la situacion, donde no puede aprender de sus errores). Preguntar no solo al que nos despide, sino también a los compañeros de trabajo, alguna persona que ha estado relacionada (clientes, proveedores,  …..) o a alguna otra persona jerárquica superior. Para sacar el mejor provecho y aprendizaje de esta situacion que puede ser traumática te invito a sacar la mayor y mejor información posible: “Esta bien, y estoy despedido, lo acepto, no hay marcha atrás, pero ¿podría saber las razones por las que crees que ha ocurrido esto?”

Para enfrentarnos a esta situación hay que saber ESCUCHAR ACTIVAMENTE, sin caer en la tentación de justificarse, defenderse o enfadarse por no entender las razones. Se trata de escuchar sin juzgar, con atención plena para sacar aprendizajes, aunque no nos guste lo que escuchemos.

El rechazo forma parte de nuestra vida. En alguna ocasión alguien nos rechazarán, más delicadamente o de forma más brusca, pero ocurrirá.

No siempre vamos a conseguir todo lo que nos proponemos en la vida. Eso no suele ocurrir. Alguna vez tropezaremos con un NO o un NO PUEDE SER.

Las personas que quieren conseguir todo lo que se proponen suelen tener fines egoístas y no importarles los medios. Suelen ser peligrosas. Aceptar que no siempre conseguiremos lo que nos proponemos, desde algo de poca importancia (ir al cine a ver una película que nos gusta con nuestra pareja) a cosas mas importantes. Cuando tenemos que contar con el visto bueno o aceptación de otras personas tenemos que tener en cuenta que no siempre saldrán las cosas como nos gustaría que pasasen.

Prepararnos para el rechazo y aprender de los motivos puede ser altamente valioso para poder alcanzar mejores resultados en el futuro y enfocar de otra manera las dificultades

Para que esto ocurra hay que saber aceptar con HUMILDAD las críticas y cosas que nos puedan decir sobre cómo hemos actuado. Además requiere una Autoreflexion y Análisis personal para entender la situacion.

¿Estás dispuesto a escuchar cosas que no te gustan sobre tu manera de actuar? Las personas que logran sacar conclusiones provechosas y TRANSFORMAR su forma de plantear las cuestiones futuras de esos APRENDIZAJES son las que tienen una gran capacidad de mejora y se acercan a una Vida Plena.

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *