Crisis = Ausencia de Control

descontrolUna experiencia algo traumática durante mis vacaciones de Semana Santa, me ha hecho recordar lo que supone no tener el control de una situación. Y eso que ya había tenido una experiencia similar no hace mucho tiempo.

Recién cumplidos los 40 años, y en plena crisis de identidad de los 40, decidí hacer algo que me suponía un reto personal importante y una superación física. Así que me lance, y nunca mejor dicho, a tirarme en paracaídas en formato tándem, es decir con un monitor que “amortiguara el golpe”. En la subida al cielo en el pequeño aparato aereo ya intuía que no iba a ser un buen día, y la expresión “hacerse caquita” fue más literal que nunca, con ventosidades provocadas por un estómago revoltoso que me indicaba que no estaba actuando con la cordura necesaria.

salto en paracaidas tandem

La caída libre fue espeluznante. El viento, y algunos bichos, golpeaban mi cara, en lo que se suponía era un “chute de adrenalina” que en mi caso era una profunda oración para que el paracaídas se abriese. Mi antipatía hacia el monitor fue creciendo cuando gasto la broma de “esto no se abre”, que puede parecer muy gracioso para el experto, pero que en el novel gestiona su ira y miedo con una virulencia absoluta. Cuando se abrió era el momento de “disfrutar” del vacío desde el aire, pero un gran mareo me lo impidió. Para evitar rachas de viento se bajaba en círculos, lo que gestiono mi estómago y cabeza como si estuviera en un Tío Vivo a lo bestia. Una recomendación final encendió todas mis alertas: “sube bien las piernas que si no te las vas a romper”. Esas palabras de ánimo encendieron en mi organismo tal Pánico que, como si el tío hubiera sido un adivino infalible, se cumplió la fatal profecía y me rompí el pie derecho (ligamentos y peroné). Con el golpe en caliente no sentía que me había roto nada, pero mi pie estaba colgando y no ejercía su importante misión de sujetarme de pie recto. El resto fue una “agradable” operación en urgencias (que frio hace en la sala de operaciones) y unos dolores horrorosos después de que la anestesia acabase, que cualquier droga te parece un caramelo de menta para quitar el sabor de boca.

Casi 6 meses de baja, y una rehabilitación entre dura y sacrificada (gracias a mi fisio que ejerció el milagro para que volviese a andar) hizo que me diese cuenta de lo imbécil que había sido, gestionando un riesgo innecesario, que no produzco ningún placer, y que escapaba de mi forma física idónea para afrontar ese reto. Es decir, no estaba preparado y por eso la sensación de ausencia de control.

siam park

Pues casi 4 años después he visto de nuevo repetida mi ausencia de control y mi idiotez suprema. Esta vez ha sido en un parque acuático (uno de los mayores de Europa) donde la atracción en la que monte me hizo sentir lo mismo que el paracaídas, que estaba a merced de las circunstancias. El estar en una barcaza de goma, casi en posición vertical, me hizo aumentar mi fe y mi capacidad de oración, y como ese momento se repitió varias veces, también aumento mi mareo y sensación de que soy un idiota profundo por montarme en esas cosas. La foto anterior es verídica de donde estuve

Si vinculo estas sensaciones y emociones con la situación actual de Crisis que están viviendo muchas personas, que se sienten a la deriva, a merced de las circunstancias externas, sin un rumbo marcado por ellos mismos, algo desorientados (mareados) y temiéndose “romper” algo, puedo sacar algunas lecciones de mis experiencias que quizás puedo compartir por si puedo ayudar a alguien:

temerario

    • Prepárate antes para afrontar estas situaciones. Si la estás viviendo ya intenta prepararte lo mejor posible para salir de ellas. Procura no meterte en cosas de la que no estés preparado o convencido que puedas salir. Ser atrevido no significa ser temerario. Inicia retos asumibles y conseguibles

gestion del riesgo

    • Gestiona el riesgo de manera que puedas tener el máximo control posible sobre él. No dejes al azar cosas que puede te pasen factura más adelante

orgullo2

    • No te dejes llevar por tu orgullo de que puedes superar cualquier reto y que nada es imposible. Todo es posible si te preparas. No todo el mundo está preparado para ser Emprendedor o salir fuera de España, tal y como nos están vendiendo. No es tan sencillo. Un Deportista de Elite consigue el Éxito con mucho trabajo y preparación.

reflexion

    • Mide antes de actuar. Una reflexión a tiempo puede salvarte de una situación delicada. Cada vez que tengas que decidir piensa que es lo mejor y peor que puede ocurrir mediante tu acción o inacción.

perjudicar

  • Que tus actos no perjudiquen a otras personas (mi mujer estuvo cuidándome durante los meses de baja y hoy me lo recuerda “cada día”).

no depender de nadie

  •  Intenta controlar tu destino por ti mismo, no dependas de terceros. Tu toma de decisiones tiene que estar basado en la seguridad de tus actos y conocimientos

Y como muestra unas fotos de mi error saltando en paracaídas.

IPHONE ANGEL 117IPHONE ANGEL 116

Share

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *