El denominador comun de todos los Emprendedores: La Inconsciencia

Desde hace dos temporadas y casi dos años dirijo y coordino el programa de radio Startups Fun dedicado a los Emprendedores en la plataforma de Todostartups. Podéis escuchar los programas en el siguiente enlace

Startups Fun

En el apartado de entrevistas escucho a los Emprendedores que han iniciado su proyecto con Ilusión y Entusiasmo. Lo que empezó como una Idea que era un Sueño, poco a poco se materializó en un Proyecto de empresa por el que apostaron, dedicaron su tiempo (mucho tiempo de su vida), y sus energías, y también su dinero, para poder realizar algo que transcendiera y que pudiera transformarse en su “modo de vida”.


Pero todos ellos y ellas, y yo me incluyo en mis primeros proyectos empresariales (ya llevo 9), tienen un denominador común: Nos “lanzamos” sin saber muy bien a lo que nos íbamos a enfrentar.

Somos unos absolutos inconscientes, y aunque creemos que, medidos los riesgos y peligros, nuestro sueño y mente nos engañan constantemente, haciéndonos creer que nuestra capacidad y voluntad, con una energía transformadora, nos va a conducir a un Éxito que nosotros intuíamos desde el inicio del sueño.

Además, hay algo que se repite, y se repite y se seguirá repitiendo en cada uno de ellos: Nada es como pensaron en un inicio.


La idea del emprendedor en su cabeza era un dibujo de un sueño sobre algo que estaban convencidos que funcionaría. Ese dibujo, aterrizado a la realidad, empieza a cambiar, a transformarse, en ser algo inesperado y no programado. El proyecto inicial y el final suelen ser diferentes.

Nos encontramos con dificultades, reveses, cosas que no nos esperábamos, barreras que derribar, pero…¡¡¡¡ya no hay marcha atrás¡¡¡. En nuestra cabeza resuena lo mismo, aunque con frases diferentes: “¡¡¡Ya no te puedes echar atrás¡¡¡ ¡¡¡Debes continuar con lo empezado¡¡¡ ¡¡¡No te puedes rendir¡¡¡. Ese “orgullo emprendedor” cuyo motor puede ser el “si me rindo que dirán de mi los demás” o “esto lo logro por mis narices”, suele ser un empuje tan fuerte que arrastra todas las energías con el objetivo de sacar el proyecto adelante.

Esa inconsciencia inicial viene a nuestra cabeza en ocasiones “¿Para qué me metí en este lío?”, pero desaparece con la fuerza de la voluntad por hacer algo que cambie y transforme nuestra vida y la de los demás.

Es por ello que hago un llamamiento a aquellos inconscientes, locos, soñadores, ilusos y disruptivos que quieren hacer algo que pueda ser transcendente, que pueda cambiar nuestro pequeño mundo y que se transforme en algo único y autentico, para poder dejar nuestra huella en este planeta.

A ti me dirijo, absurdo inconsciente, que tienes algo en tu cabeza a lo que no dejes de dar vueltas. ¡¡¡Lánzate¡¡¡ ¡¡¡A por todas¡¡¡. Aparca tus miedos por un instante y no te dejes amedrantar por los cenizos y los que te dirán “no lo vas a conseguir”. Tu inconsciencia mueve este mundo

 

Share

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *