Lider, si todos somos diferentes, no nos trates por igual

El sentido de la equidad y de la justicia es algo que ha preocupado a lo largo de todos los tiempos a la humanidad. Desde que el ser humano existe, el conflicto y el trato a búsqueda formulas igualitarias para que las personas no sufran “injusticias”. Los Jueces se han dedicado a interpretar las normas para así poder convivir en paz y con un sentido de la Solidaridad.

¿Ocurre esto mismo en una compañía?. Si partimos de la base de que una empresa es una organización social que reúne a personas diferentes en función de unos objetivos, se supone que comunes, entonces el termino equidad o trato igualitario adquiere sentido para poder tratar a las diferentes personas en ese entorno.

¿Pero realmente somos todos iguales en una empresa?. Desde luego que el objetivo siempre tiene que ser el de sacar adelante la empresa, aunque a veces pensamos que son más importantes proyectos personales o grupales que pueden alejarse de la Misión de la Compañía. Partiendo de esto, las diferentes personas que componen este núcleo social, con sus distintas misiones, tareas y necesidades, hacen que el trato por igual se sienta necesariamente obsoleto según las situaciones.

Si tenemos distintas tareas y funciones, distintos salarios, distintas responsabilidades y distintos roles en la compañía ¿Tenemos que tener el mismo trato?

Si nos centramos en las necesidades de las personas, estas son muy diferentes, según el papel que tienen en la empresa, pero también según su momento vital que tiene cada individuo en cada instante. Esto se traduce en que no es lo mismo el Comercial que entro con venitipocos años en la empresa que el Director Comercial que es ahora, con varios hijos y muchas más responsabilidades, tanto en la empresa como en su vida.

El líder motivador debe aceptar que cada persona es diferente y adecuarse a cada una de sus necesidades para poder Inspirar. Es un Liderazgo Emocionalmente Inteligente. Esto NO significa que tenga que practicar diferentes estilos de liderazgo por cada persona a la cual coordina, ya que a veces esto no es viable, aunque sería lo ideal. Lo que debe hacer es tener en cuenta las circunstancias personales y grupales, ya que pertenecen a un grupo determinado en la organización, para adaptar su liderazgo y sus mensajes a la hora de poder generar un entorno retador e inspirador.

Esto es incluso una demanda por parte de las personas que deben ser coordinados. Necesitan ser tratados diferentes, sentirse especiales, y que sus preocupaciones y necesidades son cubiertas por aquella persona que tiene que velar por el cumplimiento de los objetivos.

Si estamos en un modelo de sociedad donde todo parece “a medida” de nuestras necesidades o requerimientos, ese “Cliente interno” que es un empleado, también va a requerir un trato diferencial para poder conseguir dar lo mejor de si mismo.

Existen multiples ejemplos, tantos como personas y emociones hay en una empresa. Las hay que no funcionan con presión, otras que la necesitan. Los hay que necesitan un estado de concentración, y a algunas que les encanta el barullo y el ruido. Adoptar diferentes posiciones significa evaluar y conocer a nuestros empleados, para así poder sacar lo mejor de ellos sabiendo lo que necesitan y anhelan.

El líder ejemplar ejercita la escucha activa para poder adaptar su modelo de liderazgo a las diferentes emociones que le rodean entre las personas de su equipo.

Observación y adaptación serían las claves para poder satisfacer a las personas.

Si somos distintos, necesitamos un trato distinto, y una forma de actuar distinta, ya que en eso se basa nuestra originalidad y sentirnos únicos.

Share

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *