El entrenador de fútbol

By jueves, junio 16, 2011 0 No tags Permalink 0

En el año 1995 me saque el título de 2º Nivel de Entrenador de Futbol en la Federacion de Futbol de Madrid. En el curso se vivía un ambiente “amateur” ya que la mayoría de los alumnos y profesores eran ex jugadores o actuales entrenadores de ámbito regional de la Comunidad de Madrid. En el curso coincide con Mandia (ex entrenador del Hercules, Tenerife y Logroñes entre otros) y Ezequiel Castillo (ex jugador del Tenerife y Rayo Vallecano y al cual perdí la pista en su trayectoria como entrenador).

Lo que aprendí en esa época me sirvió para comprender algo más el juego, verlo desde otro punto de vista y apasionarme por la asignatura que daba D. Santiago Coca, que era Psicología del Deporte.

En mis posteriores experiencias como entrenador (estuve entrenando a un equipo de Tercera Regional) pude observar como el físico, la técnica y la táctica eran importantes, pero lo que verdaderamente marcaba la diferencia era la preparación psicológica.

En posteriores charlas con entrenadores de primera división he reforzado mi creencia en que el aspecto psicológico puede suponer hasta un 50 % del éxito de un jugador o un equipo. Es por ello que últimamente me he acercado a corrientes del Coaching Deportivo. El Coaching,  como herramienta de desarrollo profesional, se puede decir que esta de moda. Su adaptación al deporte puede dar plus adicional al desarrollo de deportistas y entrenadores, algo que eche en falta en mi época de entrenador.

Por motivos personales he establecido una buena relación con Michel, ex jugador del Real Madrid y ex entrenador del Getafe. Aunque nos separan algunas cosas, ya que soy Atletico hasta la medula y su pasado es el que es, nos unen otras muchas. Michel se ha formado en Técnicas de Coaching desde la humildad del que quiere aprender y con el criterio del que conoce el juego desde todas sus facetas. En una conversación con Michel te das cuenta que utiliza bastante bien todas las herramientas de comunicación y la coherencia de su discurso destaca y convence. Estoy seguro que puede llevar a un grupo de jugadores a metas conseguibles si le dan el tiempo suficiente para desarrollarlo. Desde aquí todo mi animo a un excelente entrenador y buen tio, a pesar de ser madridista.

Hace poco, en Expomanagement, estuve en una charla de Gregorio Manzano, justo antes de que el Atlético de Madrid hiciera oficial su fichaje. Conozco a Manzano de mi época de entrenador ya que ha sido una figura influyente en la Escuela de Entrenadores y una persona que ha estado involucrado en todas las categorías de futbol y su peso específico en el mundo del futbol español es importante. Le deseo toda la suerte del mundo, porque su suerte es la de todos los atléticos, pero mi experiencia en la charla es que fue muy aburrida. Siento ser crítico desde el principio pero uno espera que el ponente pueda “transmitir”, o como decía un profesor mío, la charla que no mueve corazones mueve culos en las sillas. Aparte de las anécdotas, más o menos curiosas, el discurso de Gregorio Manzano me pareció soso, sin contenido y sin pasión. Me costó mantener la concentración y me estuve preguntando si el puede ser capaz de convencer a un grupo de personas de que den un plus más de entrega. El salario de los jugadores paga su dedicación pero sus corazones y su entrega a los objetivos tienen que ver mucho con el líder, el conductor del grupo. Animo Gregorio, cierrame la boca como ya hizo Quique Sanchez Flores.

 

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *