El marinero y el ejecutivo

By viernes, noviembre 4, 2011 0 No tags Permalink 0

La historia que os voy a contar es real. Está ocurriendo en estos momentos y son dos personas que viven en el mismo país, el nuestro, que no en el mismo lugar.

Paco es patrón de barco en Tenerife. Su trabajo se sitúa al sur de la Isla llevando a los turistas a que vean los delfines y las ballenas de cerca, ya que el Puerto de los Cristianos, al sur de la Isla, que es donde trabaja, es un lugar único en el mundo para acercarse a verlos. Por eso su trabajo es durante todo el año. A nivel personal tiene dos hijos y 50 años a su espalda

David es un ejecutivo de una multinacional. Trabaja en Madrid, aunque a veces tiene que viajar por España por motivos de trabajo. Esta reconocido en su puesto, aunque trabaja muy duro para alcanzar los objetivos marcados. Tiene dos hijos y 45 años.

A continuación os quiero relatar cómo es un día cualquiera en la vida de estas dos personas, ya que ellas me lo contaron personalmente y me desmenuzaron los detalles.

Paco se levanta a las 8:00 horas de la mañana. Despierta a sus hijos y se dispone a desayunar junto a ellos, ya que su mujer entra a trabajar a las 8:00.. No hay prisa, el colegio esta apenas a 5 minutos de su casa andando, por ello disfrutan del desayuno y repasan como se presenta el día. Paco lleva los niños al colegio a las 9:00 en punto, allí saluda a todos los padres y profesores y mantiene una animada charla de la vida y la situación en general.

David se levanta a las 7:00 horas de la mañana. Rápidamente se asea y toma un café rápido mientras su mujer despierta a los niños, que desayunan solos mientras David y su mujer se asean. El lleva a sus hijos al colegio porque su mujer entra a trabajar a las 8:00. A las 7:30 están él y sus hijos metidos en el coche para ir a un colegio que les pilla a 45 minutos de su casa, eso sí es un buen colegio privado donde a los niños les enseñan 3 idiomas. A las 8:15 David “suelta” a sus hijos en el colegio, aunque las clases no empiezan hasta las 9:00. David tiene contratado un servicio donde se encargan de vigilar a los niños hasta la hora de comienzo de las clases. Un beso rápido a los niños y pitando al trabajo que está a 45 minutos del colegio.

Paco llega a las 9:15 a su trabajo, que es el puerto donde está atracado su barco. El primer viaje de Turistas es a las 10:00 pero a él le gusta revisar que todo está en orden y que el barco está en perfectas condiciones. Ama su profesión y adora su barco, un catamarán donde caben unas 50 personas. Es un día entre semana pero aun asi los turistas más madrugadores, la mayoría extranjeros, acuden con curiosidad a la caseta que contrata los viajes, ya que ver a los delfines y ballenas a apenas unos metros es una experiencia única. A las 10:00 los turistas comienzan a montar en el barco. Paco les indica que los que se mareen vayan cerca de el, en el timón, y así durante el trayecto les contara historias que ha vivido, como cuando fue marinero en Noruega y le pillo una tormenta que casi acaba con la vida de todos, cuando estuvo de pesca en el Caribe y casi les lleva un Ciclón, o cuando un delfín en plena mar se acercó y comió de su mano. Los turistas oyen a Paco embelesados, ya que su inglés es poco fluido pero muy claro. De repente llegan las primeras ballenas y el espectáculo es extraordinario. Todos hacen fotos y el experto Paco, en una maniobra se aproxima tanto a ellas que se diferencia perfectamente su cuerpo. A continuación los delfines, con sus saltos al lado del barco, que parecen saludar a los observadores. Media vuelta a las 12:00 está el siguiente turno, y luego a las 14:00 horas el siguiente.

David llega al trabajo corriendo. Abre el ordenador y revisa el correo que ya había visto anteriormente en su Blackberry y se pone a responder correos. Hace varias llamadas y a las 10:00 hay una reunión interna de Planificación trimestral. A la finalización de la reunión vuelve a revisar el correo y contesta a las siguientes llamadas. Cuando se da cuenta sale corriendo de la oficina porque ha quedado a las 12:00 en un cliente, que está a unos 45 minutos de la oficina. Llega un poco tarde y pide disculpas al cliente y la reunión dura algo más de lo debido. David ha quedado a comer a las 14:00 con otros clientes que vienen de Barcelona, y no puede retrasarse, por lo que tiene que disculparse y salir corriendo de la reunión.

Paco termina su jornada a las 15:30. Recoge el barco y revisa que todo esté en orden y a las 15:40 está tomando un aperitivo en el Bar de su amigo Pepe, que está cerca del puerto. Una cerveza, una buena charla y a comer a casa. Su mujer le espera con la comida preparada, ya que ella trabaja en un banco y sale a las 15:00. Comen charlando tranquilamente y después se disponen a echarse un rato la siesta, ya que los niños salen a las 17:00 horas. Irán su mujer y el juntos a recogerlos. A la salida del colegio los niños se quedan jugando un rato en el patio hasta que Paco les dice que se preparen para irse ya que se van a pescar en una pequeña barca que tiene Paco. A las 18:00 horas están pescando en plena mar y al estar juntos departen de cómo les ha ido el día. Su mujer se queda en casa preparando la cena y esperando que hayan pescado alga para poder cenar. A las 20:00 horas están de vuelta a casa, han pescado un par de peces y entre todos los preparan para cenar. Los niños ayudan poco ya que tienen que hacer los deberes del día siguiente.

David llega pegado a la comida. Es un restaurante de lujo en pleno centro de Madrid, aunque David no disfruta de la comida ya que en ella se habla de negocios y se masca la tensión. A las 16:00 horas terminan de comer y David despide a sus clientes mientras sale pitando para la oficina. Allí le quedan llamadas y mails por contestar y su jefe le ha citado a las 19:00 horas, como es habitual en él fuera de su horario de trabajo. Menos mal que su mujer recoge a los niños del colegio, después de las actividades extraescolares que tienen: primero refuerzo de inglés y alemán y luego judo y natación respectivamente. A las 19:00 horas terminan sus actividades y su madre les espera para que vayan rápidamente a casa para hacer sus deberes. Los niños protestan porque están cansados entre el colegio y las actividades extraescolares pero no tienen más remedio que acatar las órdenes. A las 21:00 horas deben terminar los deberes para cenar y luego acostarse.

A las 21:00 horas empiezan a cenar la familia de Paco. Se les ve relajados y contentos. Cuando terminan recogen la mesa y mientras Paco lee un libro los niños juegan en la calle donde están todos sus amigos. Pueden acostarse a las 11:00 horas ya que hay vida alrededor de su casa y además se levantan a las 8:00 horas al día siguiente. Los niños juegan con la bicicleta y con un balón en la calle. No hay peligro es una calle peatonal y no hay coches y siempre hay adultos vigilando a los niños, amigos y vecinos, aunque Paco baja muchas noches para charlar con ellos.

David llega a las 21:30, ha sido un día agotador. Sus hijos y mujer ya han cenado así que se dispone a tomar algo. No le apetece nada más que cenar y ver la televisión. Sus hijos también ven la televisión en otra habitación, apenas hablan de como ha ido el dia. A las 22:00 horas termina de cenar y acuesta a sus hijos, los cuales están rendidos. Un poco más de televisión junto a su mujer y a las 23:00 horas ya se ha quedado dormido en el sofá. Sus hijos

David y Paco son dos personas reales, cuya vida es esa muchos días. Todo esto me ha recordado a una historia que contaron en una conferencia que bien podría ser un encuentro entre David y Paco. Dicen que durante sus vacaciones un Ejecutivo iba paseando por la playa cuando se encontró con un pescador que estaba arreglando su barca y las redes para salir a pescar. Cuando le pregunto si vivía de la pesca le dijo que si, y que algunos días se daba bien y otros peor, pero que sacaba para llevar un dinero para su familia y vivir sin grandes lujos. Además al pescador le encantaba su trabajo y no renunciaría a el por nada del mundo. Las tardes pescaba para él y era su momento de felicidad con el mar. El Ejecutivo le increpo diciendo que porque no invertía sus ahorros y solicitaba un crédito para comprar un barco mas grande. Pronto ese barco le daría mayores beneficios y podría comprarse mas barcos y contratar a otros pescadores. Cuando todo fuera mejor tendría su flota de barcos y con el tiempo y el duro trabajo podría delegar en alguien para que llevara su empresa y el podría tener las tardes para su tiempo libre y hacer lo que quiera. El pescador le dijo al ejecutivo que eso mismo es lo que hacía ahora y que no necesitaba comprarse una casa mas grande ni un coche de lujo, que él era feliz con lo que tenía.

Quizás no podamos ser Paco pero si podemos tener mentalidad de vida de Paco. Es posible que nuestra vida sea poseer cosas y aspirar a tener más cosas, ¿o son las cosas las que nos poseen a nosotros?

 

Share Button
0 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *