El Perdon

perdonarComo continuación del Curso de Psicología y Espiritualidad que recibí, otro de los temas que nos afectan a todos como seres humanos es el Perdón.

La palabra Perdón viene del latín y está compuesto por Per que significa por encima de/ por completo y donar que como se puede interpretar viene de regalar, es decir conceder por completo un don o un regalo.

Lo que hay que tener claro es que el proceso del perdón se da en quien perdona y no en el ofensor, y que el principal beneficio lo obtiene quien perdona y no quien agrede. Es preciso que yo no espere cambios en el ofensor, sino caminar yo hacia la libertad.

El perdón no va a cambiar mi pasado, pero si me hace vivir de una forma liberada mi presente y ensancha mi futuro. Si bien el agresor me hizo daño, el perdón es quitarle al ofensor el poder de seguir haciéndome daño, el tendrá que hacer su propio recorrido en la vida, yo decido hacer el mío perdonando.

En hebreo perdón es “athiemi”que significa dejar ir, soltar, desatar, alejar. Hay que tomar en cuenta que perdonar no significa necesariamente reconciliarse con la otra persona, ya que a veces esto no se pude debido al gran daño producido o no se quiere volver a ser igual o tener la misma situación que antes de la ofensa. Esto no impide el perdón. Puedo perdonar y no reconciliarme.

liberarse

Perdonar tiene una importancia incluso de cara a nuestra salud física. Hay muchos estudios que concluyen que el no perdonar o guardar el rencor por mucho tiempo tiene que ver con problemas de estrés, problemas vasculares, sistema nervioso, artrosis, e incluso cáncer.

Perdonar es un proceso, es una decisión, No es una meta, es un continuo de liberación interior. Perdonar es disolver el rencor que siento hacia las personas que me hirieron. El perdón no es un acto que pueda denominarse automático, semejante a mover la cabeza o mover una parte de tu cuerpo, requiere un proceso.

Uno de los primeros pasos para perdonar, es “legitimar” mi enfado y dolor. A veces esto es posible hacerlo directamente con la persona que me hirió, siendo esta la mejor opción, aunque en caso de que por diferentes razones no se puede hacer, es bueno buscar a alguien que nos escuche y comprenda sin juzgarnos, ni dar consejos, tan solo que acoja nuestro dolor y enfado para poder legitimarlo.

legitimo

Perdonar lleva tiempo. Podemos llegar a pensar que esa persona actuó así porque no supo o no podía hacerlo de otra manera, según su experiencia de vida, su repertorio de solución de conflictos, su historia familiar y de relación con otras personas, su situación personal en ese instante….Esta comprensión de las circunstancias ayudara a iniciar el proceso de perdón.

Una dificultad a la hora de perdonar es la magnitud de la herida, ya que cuanto más profunda es esta más difícil es el perdón.

El perdón aumenta la calidad de vida para no dar rienda suelta a una espiral de dolor.

feliz

Nadie merece ser herido, aunque en algunas ocasiones hemos escuchado la famosa frase “quien bien te quiere te hará sufrir”. Esta frase tiene un gran peligro ya que puede ser perfectamente una manipulación que justifique una agresión como parte del “aprendizaje”. ¿Por qué nos tienen que hacer sufrir los que nos quieren? ¿Pueden evitarlo y hacer las cosas de otra manera?. Esto no es admisible. Ya la vida tiene bastantes sufrimientos como para que los que más queremos nos los infrinjan de manera innecesaria. Esto de “la letra con sangre entra” no es el mejor método de aprendizaje implantado en la historia de la humanidad. Es más bien sádico.

venganza y rencor

El perdón es una elección que implica o bien asfixiarnos y amargarnos o bien perdonar y dejar de la lado la ilusión de la venganza. De nuevo algunas frases, que seguramente vienen de personas vengativas como:

  • Donde las dan las toman
  • El que la hace la paga
  • La venganza es un plato que se sirve frio
  • Ojo por ojo, diente por diente
  • Pagar con la misma moneda

La palabra venganza proviene de “vindicare”relacionado con “vindex” que esta compuesta por “vis” que significa fuerza, y la palabra “index” que significa indicador. De ahí vienen muchas palabras como violencia, violación…..La venganza es un placer momentáneo, y debemos tener en cuenta que “Un acto de justicia permite cerrar un capitulo; un acto de venganza escribe otro nuevo”. El perdón no niega la justicia.

Me gustaría poner un resumen de un cuadro sobre las conclusiones del Curso sobre lo que Es perdonar y lo que No es perdonar

PERDONAR NO ES….. PERDONAR ES……
Dar el perdón cuanto antes Perdonar conlleva tiempo. Debemos permitirnos el tiempo que sea necesario
Llevar la fiesta en paz Dar la misericordia y compasión al otro
Poner una venda a una herida Cambiar la rumiacion de mis sentimientos dolidos por una libertad mas gozosa
Aceptar la conducta del ofensor Legitimar mi dolor y mi enfado por lo sucedido
Disculpar la actitud del ofensor Reconstruir la paz interior y recuperar la capacidad de volver a confiar en la vida y en los demás
Adoptar una postura neutral ante los hechos Quitar al ofensor de una vez por todas la capacidad de seguir haciéndome daño
Olvidar la conducta del agresor Poder recordar la ofensa de otra manera
Justificar la conducta del agresor Entender que no hay razones para ofender a otro
Tranquilizarme sin mas Curar de una vez por todas la herida infectada
Pensar que lo que me hicieron es aceptable Mantener abierta la puerta del dialogo en caso de que se desee o se pueda continuar la relación
Reconciliarse necesariamente Prescindir de la venganza
Esperar cambios en el ofensor Dejar ir, y desatar nudos en mi vida
Que yo decida iniciar el proceso de perdón hasta que la otra persona no venga a pedirme perdón y subsane el daño que me hizo Convencerme de que el agresor no merece vivir más en mi cabeza
Cumplir un mandato externo Deshacer el vínculo del rencor
Asumir que lo que sucedió fue culpa nuestra Es un regalo que nos hacemos a nosotros mismos
Quitar responsabilidad al ofensor Hacernos responsable de cómo nos comportamos y que sentimos
Asumir la responsabilidad de lo ocurrido Aprovechar el tiempo y no gastarlo en querer cambiar a los demás
Sentirnos superiores Dejar de hacer daño a los que no han tenido nada que ver con lo que paso
Cambiar nuestra manera de decidir Mirar lo sucedido como una oportunidad para crecer y cambiar dentro de mi
Ser ingenuos Acogerme a mi capacidad de libertad y de decidir qué hacer con mi vida
Permitir que el ofensor se salga con la suya Recuperar una visión realista respecto a quien es la persona que nos ha ofendido
Pretender que todo está bien Es perdonarse también a uno mismo

 

¿Puedes descansar contigo mismo y recuperar tu paz interior con el Perdón?

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

Share Button
0 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *