El reloj biologico

reloj biologicoEs durante la época de descanso estival, es decir durante las vacaciones de verano, cuando muchos, en los que me incluyo, empezamos a hacer caso a nuestro cuerpo y le damos lo que nos demanda, que básicamente es descanso.

Durante el resto del año el cuerpo nos manda avisos, que a veces hacen que caigamos enfermos, que nos obligue a parar, o algo más grave, que pueda afectar a nuestra salud general y sobre todo a nuestro corazón. Esos avisos en ocasiones vienen de manera más fuerte, y nos obligan a parar y replantearnos nuestros hábitos, y a veces son pequeños avisos que pueden desencadenar en uno más importante. La fórmula que no falla es Malos habitos = Perdida de salud.

Pero son esos pequeños avisos, que no hacemos caso en muchas ocasiones, los que van gestionando la posible catástrofe.

dormir

En algunas ocasiones nuestro cuerpo está cansado y agotado y nos pide dormir. Lo normal es que le hiciéramos caso de inmediato, ya que el riesgo que supone forzar que nuestro organismo se mantenga despierto, puede ser catastrófico. Pero claro, si nos pilla en mitad de una jornada de trabajo o haciendo otras cosas que no “queremos” dejar de hacer, forzamos a mantenerle despierto, en ocasiones con sustancias como el café o los estimulantes, y otras veces seguimos aunque estemos agotados. ¿Qué pasaría si le hiciéramos caso y nos pusiéramos a dormir?. Pues según algunos estudios, en ocasiones una cabezadita, es suficiente para insuflar energía a nuestro organismo, y nos permite continuar con nuestra jornada.

La propuesta que hacen muchos expertos es que cuando una persona está cansada debe parar, y poder hacer un descanso para así poder regenerarse y continuar.

Desde hace tiempo defiendo la posibilidad de hacer descansos en el entorno de trabajo, habilitando lugares para ese descanso, e incluso la posibilidad de crear espacios donde se pueda dormir un poco. Los resultados en algunas empresas son espectaculares, aumentando el rendimiento de las personas que han podido resetear su cuerpo.

comer

Otro de los malos hábitos es el de la comida. Nuestros hábitos alimenticios cada vez están más influidos por nuestra jornada diaria. Comemos mal, lo hacemos deprisa y encima a horas inadecuadas. Nuestro cuerpo, que es sabio, nos avisa cuando tenemos hambre, y es en ese momento cuando deberíamos atender al aviso ya que nos está solicitando alimento para tener energía. Si fuéramos capaces de pararnos y comer cuando nuestro cuerpo nos lo “ordena” acotaríamos muchos de los malos hábitos que concluyen en sobrepeso y obesidad o lo contrario, como es la extrema delgadez. La energía que necesitamos a través del alimento debería ser ingerida despacio, en un ambiente tranquilo y con la pausa suficiente para deglutir el alimento. Por supuesto la fuente alimenticia debe ser sana y no toxica, como estamos ingiriendo en muchísimas ocasiones. El control de la cantidad también es importante.

respirar

Otro de los avisos del cuerpo es cuando estamos agobiados o tensionados. En ese momento deberíamos parar y respirar. La respiración es una de las claves de la vida en la tierra de los seres humanos. Nos permite regularnos y gestionar nuestra falta de oxígeno para así poder afrontar mejor la toma de decisión y poder estar tranquilos y serenos. Ejercitar una respiración consciente y sana, aunque sea por un minuto solamente, nos ayuda a sobreponernos a momentos de agobio y stress.

ejercicio fisico

La falta de energía también viene sobrevenida por otro hábito como es el sedentarismo o la falta de ejercicio físico. ¿Cómo nos avisa el cuerpo de esto?. Pues cuando vamos a hacer un esfuerzo y vamos con la lengua fuera. La bascula también ayuda a orientarnos.

Entonces mis propósitos estivales serán:

  • Dormir cuando me apetezca, independientemente de la hora del día.
  • Comer cuando tenga hambre, sin mirar el reloj y si es la hora establecida socialmente para comer, y hacerlo de manera controlada, pausada, sana y suficiente
  • Respirar y meditar para poder estar alineado conmigo mismo y con la tierra
  • Hacer ejercicio físico para sentirme mejor y poder tener más energía.
  • Parar y disfrutar de la vida, y de los que me rodean.

Y tu ¿Qué vas a hacer con tu cuerpo?

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *