Emociones que unen

By lunes, noviembre 28, 2011 0 No tags Permalink 0

Decía el fundador de Mac Donalds, Ray Kroc, que “nadie es tan bueno como todos nosotros juntos”. Y es indudable que la Unión hace la Fuerza. Los grandes logros de la Historia han tenido en la unión entre personas su gran aliado.

Pero ¿qué cosas unen?. O dicho de otra manera ¿Qué emociones nos unen?. La unión entre personas tiene que ver con algo tan cercano al ser humano como es la Emoción. Luego vienen las causas y los objetivos, pero lo primario es la Emoción.

Para que esa emoción sea común tenemos que tener un sentido de pertenencia en esa Emoción. Encontrar un Por qué. Adherirnos a un sentimiento que compartimos con otros.

Mi idea es compartir mi experiencia personal y profesional más que hacer un artículo científico de las emociones. A lo largo de mi carrera profesional he visto como las personas se unían en torno a varias Emociones y eso les impulsaba. Por ese este post tiene que ver con las Emociones en las Organizaciones.

Lo primero que quiero aclarar es que la unión entre personas no siempre tiene que ser para conseguir un fin elogiable o basado en el bien común. Sirva un ejemplo de unión entre personas que no tenía ningún tipo de objetivo de bien común como es el nazismo, cuyas bases ideológicas estaban fundamentadas en el Odio, que es una de las emociones más potentes para unir a las personas.

Basándome en experiencias profesionales y en mi visión como Consultor de empresas, las Emociones más potentes que he observado que generan unión entre las personas son las siguientes.

Odio

El odio es tan potente que suele trasmitirse a una velocidad extraordinaria. El odio puede generar un sentimiento común ya que se suele odiar a ideas, personas o entes como países o asociaciones.

El odio en la empresa puede unir a personas en contras de otras en la organización o bien contra terceros que se considera quieren agredir a nuestra organización y por ende a nuestro status quo.

En mi vida profesional he encontrado a personas que sentían un odio profundo hacia su jefe. Hace poco leí algo que me resulto gracioso y es que “si te acuestas pensando (odiando) a tu jefe te estas acostando con tu jefe en lugar de con tu pareja”. Es decir que le damos mucha importancia a nuestro jefe, siendo muchas veces el centro de nuestros pensamientos. Si este odio por tu jefe es compartido puede llegar a movilizar a algunas personas para que la situación cambie, de algún modo.

Hace bastantes años me ocurrió una anécdota que ahora considero interesante de contar. Estaba cursando mis estudios de Entrenador de Futbol en la Federación Madrileña de Futbol y una de las personas vinculadas al Real Madrid me comento que los jugadores se habían reunido y habían acordado que el entrenador no debía seguir al mando del equipo, ya que no compartían sus pensamientos y formas de actuar. Para ello habían acordado tener malos resultados para así poder precipitar su cese. Una semana antes de un partido, que en principio parecía muy sencillo para el Real Madrid, cuyo rival era el Rayo Vallecano, mi “confidente” me indico que este sería el partido definitivo para que los jugadores se “cargasen” al Entrenador. Ese domingo el Real Madrid perdió “sorprendentemente” contra el Rayo Vallecano en el Santiago Bernabeu, con unos fallos defensivos “inexplicables” como dar un pase retrasado al portero que intercepto el delantero vallecano para transformar en gol. Se dio un hito histórico en la historia del Rayo. El entrenador fue cesado fulminantemente al día siguiente. Si sentís curiosidad con el dato podéis mirarlo en las estadísticas para ver  quién era el Entrenador en ese momento y revisar los resúmenes de video para observar los “fallos garrafales” de los “pobrecitos jugadores”. El odio movilizo a las personas para cambiar la situación

En algunas organizaciones he podido constatar un odio profundo hacia la competencia. Ese odio puede formar parte de una identidad común que hace que las personas hablen mal de la empresa competidora e inclusive inviten a sus allegados a boicotear sus productos o servicios.

Venganza

Otra Emoción que consigue una profunda unión entre las personas es la Venganza. O también llamada de manera sádica la “Sed de Venganza”.

 Cuando alguien se siente humillado a nivel individual su ansiedad por vengarse de su “enemigo” no pasa de ser un sentimiento que puede llegar a producir tal rencor y resentimiento  que es perjudicial para la persona que lo siente, pudiendo llegar a caer enferma. Pero cuando el sentimiento es colectivo adquiere un nivel de Fuerza tal que puede llegar a formar parte de un Objetivo Único de un grupo de personas.

En las empresas he visto como el sentimiento de Venganza contra alguien o contra otro grupo de personas puede llegar a ser la parte relevante del tiempo que se dedica en el trabajo. Las personas no suelen hablar de otra cosa y se apela a un sentido de justicia divina que suele terminar en trágicas consecuencias.

Si la venganza se consuma seguramente el grupo se disuelva para exhumar las culpas. En ese caso empiezan las justificaciones y el apelar a un bien común por lo que se han planteado la Venganza.

En las empresas se producen pequeñas venganzas todos los días. Las grandes venganzas suelen monopolizar la atención de gran parte de la compañía. Es responsabilidad de los Directivos y Responsables que su empresa no se convierta en “vengativa”, es decir compuesta con personas con “sed de justicia” cotidiana.

Miedo

Es una de las emociones más potentes que conozco. El Miedo se puede instalar en las organizaciones y su propagación es más rápida que la de una gripe en una guardería.

El Miedo puede hacer que las personas se inmovilicen y que muchos departamentos o inclusive la empresa entera sufra colapso por bloqueo general.

El miedo a perder el puesto de trabajo es el que está ahora mismo de actualidad. Todos los medios de comunicación, artículos de opinión, conversaciones cotidianas en el bar, la peluquería, etc hablan de este Gran Miedo. Todos conocemos a alguien que ha sido despedido, pero es el otro al que despiden no a mí. En cambio en mi subconsciente empiezo a sentir miedo y a observar cosas a las que antes no prestaba atención, como que en mi organización se reúnen mucho, se cuchichea, se hacen grupitos, se rumorea, … y el miedo me bloquea y me impide llevar una vida profesional como la que he llevado hasta ahora.

Algunos estudios dicen que debido a este Miedo a perder el puesto de trabajo se ha bajado el Absentismo. Eso sí, hemos pasado al “Presentismo” que consiste en estar un gran número de horas en el trabajo para que nos vean. No es de extrañar que en las estadísticas salgamos como uno de los países de la Zona Euro que más horas trabaja y que menos productividad consigue a cambio.

El Miedo puede hacer que organizaciones, grupos o entidades cambien de rumbo. Es una de las emociones más potentes que conozco y más contagiosa.

Reto

Forma parte de las Emociones Positivas. El Reto es una de las emociones que pueden llegar a multiplicar por un número infinito nuestro nivel de actividad e impulsarnos hacia objetivos que considerábamos imposibles.

Cuando el Reto llega a unir a personas es algo imparable. La unión en el objetivo común para conseguir el Reto es el impulsor más importante en las organizaciones.

El Reto consigue Entusiasmo, que es un Estado de Euforia y que la etimología de la propia palabra lo define como “Estar poseído por un Dios”.

El Reto ha sido utilizado en las organizaciones como un Objetivo Común que estaba por encima de objetivos individuales. Cuando se han podido alinear voluntades en torno al Reto los resultados han sido extraordinarios.

A lo largo de mi vida profesional he visto como grandes y pequeños Retos unían a grupos de personas y han sido capaces de romper sus barreras individuales y como grupo.

A finales de los 90 presencia el auge de la telefonía móvil que lideraron empresas como Telefónica Móviles (hoy Movistar) cuya Visión alcanzo hitos inimaginables para muchos (yo incluido). Se fueron superando retos y escalonadamente se pasó del Teléfono Móvil para gran parte de la población a los móviles con cámara de fotos, a navegar por internet hasta llegar a la época actual de los Smartphone donde los teléfonos móviles se han convertido en miniordenadores. La pasión que pusieron muchos profesionales en esa etapa fue decisiva para impulsar la telefonía móvil en España. Puedo decir con orgullo que estuve presente y participe en esos momentos tan importantes.

Amor / Solidaridad

No he querido cerrar este artículo sin mencionar la Emoción más positiva y que puede llevar a las personas a realizar actos extraordinarios. El amor es un sentimiento universal y nos acompaña desde la existencia del ser humano. Cuando vemos un acto de amor nos sentimos muy cercanos de aquellos que lo realizan. La ternura que existe en un acto relacionado con el amor es tal que nos identifica con los que nos rodean

Hoy el amor en las empresas tiene que ver con la Solidaridad y ha tomado el nombre de Responsabilidad Social Corporativa. Muchos expertos en Marketing nos dicen que unir la Imagen y Marca de nuestra empresa a un Objetivo Social que busca el bien común y de la sociedad es una de las claves para tener éxito en el Marketing de hoy en día.

Tengo la oportunidad de charlar con muchos responsables y participantes en esta Responsabilidad Social y os aseguro que su pasión es tan grande que ven en su trabajo gran parte de su satisfacción a nivel individual y da sentido a su vida. Pude asistir a una charla hace poco de una persona que empezó hace unos años a trabajar en Responsabilidad Social en su empresa y hablaba de este hito como el más importante a nivel personal y profesional en su vida. Se sentía plena.

 Bien a gran escala, en empresas que tienen Departamentos de Responsabilidad Social, o en más pequeña, en otras empresas que dedican parte de su tiempo en ayudar a causas, sobre todo de los más desfavorecidos, es la Emoción que más Plenitud puede hacer alcanzar un grupo.

A propósito ¿alguien se ha preguntado que va a pasar con las Obras Sociales de las Cajas de Ahorro ahora que estas desaparecen¿. Ahí dejo la reflexión aunque muchos ya sabéis la respuesta.

He visto Grupos de personas cuyo sentimiento de Unión por un acto Solidario les hace romper las barreras de sentirse conocidos y se sienten amigos, con unos vínculos tan fuertes que son duraderos en el tiempo y fortalecen tanto como la amistad desde niños. De nuevo algo más grande que nosotros nos impulsa hacia adelante y nos une a nivel personal. Hay múltiples ejemplos aunque los que más me impresionan son los que tienen que ver con la ayuda con los más débiles y necesitados.

Considero que cualquier empresa, en mayor o menor medida, debería tener una política de Responsabilidad Social, como vínculo de unión de empleados y personas,  por encima de la Imagen al exterior. Este vínculo es tan poderoso que permite romper a los otros sentimientos negativos que producen resultados catastróficos en las organizaciones.

 

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *