Epicureísmo laboral

Según la Wikipedia el Epicureísmo consiste en lo siguiente:

“El epicureísmo es un movimiento que abarca la búsqueda de una vida feliz mediante la búsqueda inteligente de placeres, la ataraxia (ausencia de turbación) y las amistades entre sus correligionarios.

El gusto, para el epicureísmo, no debía conformarse al cuerpo, como preconizaba el hedonismo cirenaico, sino que debía ser también intelectual. Además, para Epicuro la presencia de placer o felicidad era un sinónimo de la ausencia de dolor o de cualquier tipo de aflicción: el hambre, la tensión sexual, el aburrimiento, etc. Era un equilibrio perfecto entre la mente y el cuerpo que proporcionaba la serenidad o ataraxia.”

Esta forma de vida preconizada por Epicuro en el Siglo IV antes de Cristo ha sido interpretada como la “vida cómoda y fácil” sin problemas y solo accesible para personas que tengan acceso a riqueza o bienes materiales que les permitan desarrollar su cuerpo y su mente. Esta interpretación libre ha sido aceptada por muchos como “egocentrismo” basado en el placer por encima del sacrificio y el esfuerzo.

Sin embargo sin nos atenemos a los conceptos que nos indica el Epicureismo, estos pueden ser interpretados de otra manera:

  • “Búsqueda de una vida feliz mediante la búsqueda inteligente de los placeres”: Si el ser humano busca la Felicidad de manera ansiosa y frecuente, entonces esa búsqueda implica el tener “placeres”, que significan la ausencia de dolor. La “mala fama” que tiene la palabra “placer” es porque viene asociado a lo prohibido, a lo pecaminoso y a aquello que excluye a los demás. Si consideramos el “placer” como algo beneficioso, tanto para la persona, como para los que le rodean, entonces el punto de vista cambia.
  • “La ataraxia, ausencia de turbación, como base de la doctrina”. Es decir, que buscamos no estar alterados ni ofuscados. Toda turbación nos aleja de ese estado mental y espiritual que busca la felicidad sin tener que estar alterados y desconcertados. Algunas personas prefieren estar en un estado de tensión que producir cambios que desordenen su vida. La intranquilidad forma parte cotidiana de la vida de las personas. ¿Qué pasaría si buscáramos la paz y el sosiego?
  • “La ausencia de dolor como equilibrio entre mente y cuerpo, que proporciona serenidad”. Una mente en calma, serena y templada proporciona estabilidad y placer para poder afrontar la vida. La búsqueda de un placer que nos de Paz es la base del Epicureísmo.

Si esta doctrina la asimilamos a nuestra vida profesional, donde nuestro trabajo, que forma parte importante de nuestra vida, nos produce desasosiego y perturbación en muchos momentos: ¿Tendrá sentido practicar el Epicureísmo en nuestra actividad laboral?

Si la búsqueda de la felicidad, o la ausencia de dolor, nos lleva a la ataraxia, entonces aquella actividad que nos supone gran parte del tiempo de nuestra vida debe estar enfocada a esa búsqueda.

Aterrizando el concepto a nuestra vida laboral. Si trabajamos en aquello que nos produce infelicidad y lo hacemos sin estar apasionados, entonces estamos lejos de esa búsqueda de la ataraxia.

En un articulo anterior que se titulaba Trabajar sin pasión ya tocaba algunas de las problemáticas de estar “atrapado” en un trabajo que nos proporcionaba “solamente” una retribución económica

Este asunto fue tratado, desde otro punto de vista, en otro articulo titulado Porque necesitamos personas apasionadas en nuestra organización, donde nos enfrentábamos a la cuestión de tener personas que estén dispuestas a dar “hasta el infinito y mas allá” porque su trabajo les apasiona

En fechas recientes tambien reflexionaba sobre la vida de Pavoroti, el tenor italiano que decidió dedicarse a su Pasión para poder vivir la vida de una manera fascinante y dedicándose a aquello que le entusiasmaba

“Quien disfruta con su trabajo, nunca esta trabajando”. Esta frase esta basada en la firma creencia que poder trabajar en aquello que nos apasiona, que nos gusta, y con lo que disfrutamos, esta cerca del Epicureísmo laboral, que nos acerca a una vida plena con placer y serenidad.

Puede sonar como algo irreal el poder iniciar un camino hacia esta doctrina del epicureísmo. Aquellas personas que se afanen en poder alcanzar esto, podrán disfrutar de un equilibrio personal y profesional que les hará plenamente felices.

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *