¿Estas dispuesto a cambiar de habitos?. Para mejorar claro esta

Existen dos épocas al año en la que el ser humano se plantea cambiar o mejorar algunos de sus hábitos, en algunos casos nocivos y perjudiciales para nosotros. Suele ser después de vacaciones y en navidades. En mi caso el patrón se repite año tras año, pero he logrado algo en cada intento, y es que algunos cambios de hábitos se han quedado instalados en mi rutina, por lo que he tenido éxitos en mis propósitos.

Como cada año me vuelvo a replantear viejos retos y otros nuevos y distintos. Pero algo he cambiado y añadido en estos nuevos desafíos. Se trata de cambiar o generar hábitos que alimenten mi espíritu y mis emociones. Según esta la cosa, en una crisis tan absoluta de valores como la que estamos pasando, algunas reflexiones tenemos que hacernos para luego pasarla a acción. Reflexión y acción deberían ser dos palabras que vengan acompañadas, que no puedan existir la una sin la otra. Conozco personas que se pasan reflexionando eternamente y no pasan ninguna de sus ideas a la Acción. Por el contrario algunos otros pasan rápidamente a la acción, de manera impulsiva, sin que haya tenido antes una reflexión, que implica un análisis de la situación y de las posibles alternativas.

Os dejo aquí algunos de mis propósitos de Cambios de hábitos, espero que algunos os sirvan:

Perder peso / sentirme bien físicamente. Este es un clásico (al menos para mí). No es casualidad que las matrículas de los gimnasios tengan su pico más alto en Septiembre y Enero. Pero no es mi intención la de apuntarme a un gimnasio, aunque reconozco la argumentación de los que me dicen que “pagando” se obligan a ir. En mi reflexión he decidido pasear más a menudo y disfrutar del paisaje del paseo, observando con más detenimiento  cada detalle, o como me dijo un día mi fisioterapeuta “alzando la cabeza en lugar de mirar el suelo” para descubrir lo que me estaba perdiendo.  Mejorar mi dieta, ya que se perfectamente los hábitos alimenticios que me perjudican. Comer más despacio, masticando y saboreando las comidas, sabores y olores, y no hacer excesos. Hacer deporte, pero no algo que me aburra, sino algo con lo que me divierta, y si es posible con otras personas con las que compartir un rato de ocio y momentos juntos. Y además he añadido una novedad: Bailar. Este verano he estado haciendo Bailoterapia en la playa ¡¡¡y me ha encantado¡¡¡. En resumen, sentirse bien conmigo mismo. Como dice mi apreciado Jose Manuel Chapado @jmchapado en su magnífico libro Vértigo, cualquier decisión la deberíamos tomar desde nuestro mejor momento físico. Nos merecemos estar con la mente clara y el espíritu lleno y para eso colabora como nos sentimos físicamente. “Mens sana in corpore sano” es algo tan actual y eterno que todos deberíamos estar alineados con ello. Como quiero tomar grandes decisiones en mi vida, me he propuesto sentirme bien físicamente para poder afrontar los retos que se me avecinan.

Ampliar mis conocimientos. Antes de irme de vacaciones estuve en una Conferencia donde el ponente hablaba de lo maravilloso que es ampliar el conocimiento constantemente y cotidianamente. Una sobrina mía está a punto de acabar sus estudios universitarios y me preguntó que cuando es el momento de la vida donde se deja de estudiar. Mi respuesta fue rotunda: Nunca. Las personas debemos estar abiertas a aprender y desarrollarnos durante toda nuestra vida. Y así es y así lo siento. Estoy dispuesto a leer, mejor dicho “devorar” libros para poder seguir aprendiendo y poder ampliar mi punto de vista. Las alternativas están ahí, a nuestro alcance. Lectura versus televisión debe ser un habito que se quede conmigo para siempre. Además pretendo asistir a ponencias sobre temáticas de interés y consultar y hablar con expertos y con todos aquellos que quieran mantener una conversación enriquecedora conmigo. También Internet es una fuente abierta para informarse y poder ampliar los conocimientos. Muchas de las ponencias que más nos pueden interesar están en la Red ¡¡¡aprovéchate que es gratis¡¡¡¡. Como me dijo un amigo psicólogo hace un tiempo, “no creo que todo lo que es bueno cuesta conseguirlo, creo que las cosas que no cuestan o son gratis también se disfrutan”, poniéndome un ejemplo de una puesta de sol, como las que he disfrutado este verano.


Dar las gracias
. En uno de las tertulias del maravilloso programa de radio “Pensamiento Positivo” en ABC Radio que presenta Sergio Fernandez @sergi_fernandez escuche a una de los participantes que cree que damos poco las Gracias por lo que tenemos. Ella decía (siento no recordar su nombre) que todos los días se levantaba y daba gracias por todo aquello que le hacía sentir bien, y que eso le ayudaba a afrontar mejor el día. Sé que son momentos difíciles para muchas personas. Cuando paso un momento que creo que puede ser malo me ayuda una frase que escuche “Me lamentaba de mi viejo calzado cuando vi pasar a un hombre descalzo”. Estoy convencido de que es el momento de dar las gracias, por la mañana, por la noche, siempre que podamos. Y no solo como pensamiento, sino a las personas que nos rodean, nuestros familiares, amigos, colaboradores, y cualquier persona con la que nos relacionamos. El 8 de agosto de 2012 se ha promovido una iniciativa a través de las redes sociales. Se trata de dar 8 abrazos a 8 personas distintas, para transmitirnos todos los buenos sentimientos y la vibración positiva al otro que abrazamos. Y añado yo, para darle las gracias. ¿Verdad que si @jmchapado ¿. En una de las presentaciones de Isavia descubrí como los que allí trabajan se abrazan a diario, y eso ayuda a afrontar mejor el día y a unir los lazos. Un ejemplo

Perdonar y pedir perdón. El año pasado, en una de mis conferencias, abrí mi corazón al público, explicándoles que hace poco solicite perdón a un viejo amigo por una “Conversación pendiente” que teníamos desde hace 8 años. Sé que me equivoque, que le hice daño, que mire egoístamente las circunstancias, y que no actué bien. Nuestra amistad perduro pero yo tenía una espina clavada en mi corazón, la cual decidí sacarme pidiéndole perdón, el cual generosamente me concedió, fundiéndonos en un gran abrazo y con gran emoción. ¿De verdad quieres esperar 8 años? ¿O llevas más tiempo?. Tengo muy claro que a veces nuestro orgullo nos impide solicitar perdón. El maldito orgullo que nos “carga” de razón o razones para separarnos de las personas. ¡¡¡Cuanto mal ha hecho el orgullo en nuestra sociedad¡¡¡.¡¡¡ Cuantas guerras, conflictos y violencias han sido motivados por el orgullo¡¡¡. He tenido la oportunidad de volver a ver, y disfrutar, la película Gandhi, sobre el líder indio que consiguió que la India se independizara de Gran Bretaña. Pero su precio fueron las revueltas entre musulmanes e hindús que trajo mucha violencia. Como es sabido, Gandhi decidió declararse en huelga de hambre hasta que la violencia terminara definitivamente. En un momento de la película un hindú se le acerca y le dice que vio como un Musulmán mataba a su hijo, llenándol su corazon de ira y de odio, y empujándole a matar a cualquier musulmán con el que se cruce. Gandhi le propone que actué de otra manera, y que lo haga adoptando a un niño musulman cuyos padres hayan sido asesinado por un hindu, y tratándole como a su hijo perdido. Pero Gandhi además nos dejó una lección que le apartaba del orgullo, aceptando que la India se dividiera en zona musulmana (Indonesia) y la India para evitar una guerra civil. La historia, las tierras y cualquier otra cosa que le anclara a su orgullo fueron desterradas para “salvar vidas humanas”. Dice el Padrenuestro antiguo, que ya no se reza, “perdona nuestras deudas como así nosotros perdonamos a nuestros deudores”. Como dije en mi anterior post La Sociedad de me debes una  ¿tienes deudas? ¿Tienes deudores?. Es hora de saldar cuentas: Solicitare el perdón del ofendido por mí y perdonare sí creo que alguien me ha ofendido.

Quiero terminar con unas frases de Ralph Waldo Emerson sobre lo que él consideraba que es el Éxito.

¿Qué es el Éxito?

Reírse a menudo y amar mucho

Ganarse el respeto de las personas inteligentes y el afecto de los niños

Conseguir la aprobación de los críticos honestos y soportar la traición de los falsos amigos

Apreciar la Belleza

Descubrir lo mejor de los demás

Mejorar el Mundo un poquito con un hijo sano, un alma rescatada, un trozo de jardín, o una condición social redimida

Haber jugado y reído con entusiasmo y cantado con exaltación

Saber que por lo menos una persona ha respirado más fácilmente porque Yo he vivido

 

Y tu ¿quieres compartir algún cambio de habito conmigo?. Animo. Es la época.

 

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *