Este debe ser el año de la Productividad mediante medidas de Racionalizacion de horarios y Conciliacion

Reconozco que mis más acalorados debates, vienen cuando me encuentro opiniones que sostienen que en estos momentos tan “críticos” no se puede desarrollar la Conciliación frente a que hay que trabajar lo más posible. La frase que más daño ha podido hacer a la economía y sociedad española es la del anterior Presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, donde dijo que hay que “trabajar más horas y ganar menos”.

Como no puedo estar menos de acuerdo con esa frase quiero exponer los argumentos que ya muchas empresas han aceptado para poder ser más productivas:

–          Trabajar más horas significa que el trabajador disminuya su rendimiento, su motivación, y pueda caer en una baja laboral por fatiga, cansancio, stress o depresión psicológica

–          Fomentar el presentismo frente al trabajo efectivo es algo ilógico y nada productivo

–          Privar a las personas de poder tener tiempo libre para poder ocuparlo en lo que crean conveniente, bien sea familia, ocio o en otras actividades, es totalmente contraproducente y choca frontalmente con tener a personas motivadas en las organizaciones

–          Que las personas estén más preocupadas por sus problemas en la vida personal puede suponer una desconcentración en su tarea profesional diaria. Esto hace que aumenten el número de errores y con ello la productividad y rentabilidad de las compañías.

–          Si no se produce el descanso necesario las personas pueden bajar su rendimiento de manera espectacular e incluso caer en una fatiga crónica, totalmente negativo para el trabajo diario.

–          El aumento de la jornada laboral está repercutiendo negativamente en la contratación. Si tenemos personas que trabajan más de 8 horas diarias estamos impidiendo que se incorporen personas a puestos de trabajo. El rendimiento y la motivación de la persona que trabaja muchas horas es mucho menor.

¿Qué se puede hacer frente a todo esto?. He aquí algunas medidas que algunas organizaciones están implantando con gran Éxito:

  • Acotación de las reuniones de trabajo en tiempo y evitarlas en ultimas horas de la jornada laboral. Antes de realizar una reunión de trabajo deberíamos definir los objetivos, si es necesaria, lo que se pretende conseguir, los participantes necesarios, y el tiempo de reunión y de intervenciones. Poner reuniones al final de la jornada laboral, donde la fatiga esta acumulada, es totalmente contraproducente. ¡¡¡Basta ya de reuniones sin sentido¡¡¡. Hace poco un familiar me dijo que había estado en una reunión durante 4 horas. Me reconoció que su atención había disminuido a la hora, que en las siguientes horas había “desconectado” durante largo tiempo, debido a que algunos participantes iban a comentar “su libro”, yéndose totalmente de los objetivos de la reunión. En toda reunión debe haber un Coordinador con las ideas claras y los objetivos en firme para que esta no se vaya por otros caminos. El cortar a las personas en plena intervención es una necesidad para poder reconducir las reuniones.

  • Disminución de tiempos de comida. ¿De verdad son necesarias 2 horas para comer?. En una jornada de 8 horas con 2 horas de “comida” más los desplazamientos hogar-trabajo, se transforma en estar fuera de casa la mitad del día. Si además añadimos los tiempos de descanso para dormir, ¿Cuánto nos queda para otros asuntos?. Y además ¿en qué situación de energía los podemos afrontar?. En algunas empresas que han reducido el horario de comida a 45 minutos, han visto como el rendimiento y la satisfacción del trabajador ha aumentado considerablemente.

  • Horarios de entrada y salida flexibles. En muchas compañías se ha optado por tener un horario de entrada al trabajo adaptable a cada situación. Es un buen ejemplo los padres de familia que tienen que dejar a sus hijos en el colegio a las 9:00 horas. Por el contrario hay personas a las que no les cuesta nada madrugar y entonces podrían salir antes. Esta flexibilidad en sitios donde se pueda cumplir, aportaría una mayor motivación a las personas que tengan problemas con el horario de entrada y salida del trabajo. Un progenitor que pueda dejar a sus hijos en el colegio sin prisas o sin depender de terceros, o bien pueda recoger a sus hijos del colegio, estará totalmente motivado e involucrado con la compañía que se lo permita. Una persona que pueda entrar a las 8:00 horas para salir a las 17:00 horas, estará totalmente alineado con la empresa que se lo permita.

  • Posibilidad de reducir jornadas laborales. ¿Son necesarios que algunos puestos trabajen 8 horas diarias?. Si hacemos un buen análisis de tareas y funciones (aquí los Departamentos de Recursos Humanos tienen mucho que decir) y llegamos a la conclusión de que para algunos puestos no es necesario una jornada de 8 horas, la reducción de costes para la organización puede ser importante. Estoy convencido que algunas personas prefieren tener más tiempo libre frente a una reducción de jornada, por eso creo que habría que fomentar que esas personas puedan adaptar su horario de trabajo a esa necesidad. Por otro lado ¿existiría la posibilidad de tener a dos personas contratadas con dos horarios de menos de 8 horas?. El rendimiento de una persona que trabaja menos horas es mucho mayor que el que lo hace durante más tiempo y continuado. Además ayudaríamos a poder tener mas contratados laborales, por lo que el bien social es indudable.

  • Fomentar el Teletrabajo. ¿Es necesario desplazarse a las oficinas para algunas tareas?. El coste del desplazamiento del empleado, el coste de tener unas oficinas adecuadas a las personas que están trabajando allí, los tiempos perdidos por desplazamientos, la fatiga acumulada…. Todo ello es suficiente para justificar que las personas puedan trabajar desde cualquier lugar sin necesidad de desplazarse. Algunos empresarios me aducen que entonces existiría una falta de “control” y eso podría suponer que el empleado no sacara adelanta su trabajo. Hace tiempo que vengo defendiendo la actuación de Libertad Responsable, que consiste en poner un voto de confianza en las personas para poder sacar adelante sus tareas sin necesidad de ejercer de Policía con ellos. Si basamos la consecución de objetivos en un horario encontraremos Presentismo. Si definimos los objetivos con una libertad de horarios podemos llegar a tener una empresa Productiva.

  • Sustituir los viajes de trabajo por Videoconferencias. La tecnología nos puede aportar grandes ventajas de productividad. El sistema de videoconferencia, hoy universalizado gracias a herramientas como Skype, nos permite que podamos evitar desplazamientos innecesarios, con lo que supone de ahorro de costes y optimización de tiempos de trabajo. Apostar por tecnología es apostar por productividad.

Hace poco, en la Asamblea de ARHOE, escuche del delegado de Madrid como decía una frase que me llego dentro: “A ver si una vez rompemos el ridículo record en España de trabajar muchas horas y ser poco productivos”. Querido Jose Luis, me uno a tu deseo, y espero que entre todos pronto sea una realidad. Desde la Asociación de Racionalización de Horarios se trabaja por unos horarios mejores y más flexibles para tener una mayor Productividad en las empresas y una mayor motivación y calidad de vida de las personas. El año 2013 debe ser el año de la Productividad y Satisfacción de las personas. ¿Te apuntas?

Sigueme en Twiter @AngelLargo1970

Share
1 Comment
  • Angel Tacuri
    mayo 26, 2013

    Estoy muy de acuerdo con estos conceptos, ya que mejoran la calidad de vida de las personas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *