Gestion del talento con Humor

By viernes, julio 8, 2011 0 No tags Permalink 0

Desde hace un tiempo me he embarcado en una cruzada de implantar el humor como una herramienta de gestión de personas. No solo soy un absoluto creyente de que la dirección de equipos con sentido del humor es mucho más eficaz, sino que además soy devoto de todas las habilidades que pueden desarrollarse para que así sea.

Por ello he montado junto a mi amigo Manuel Feijoo ( www.manuelfeijoo.com), actor y gran monologuista, además de un excelente guionista, un curso de improvisación y manejo del humor en el discurso. Cuantas veces nos hemos enfrentado a conferencias, discursos o reuniones de presentación que son un auténtico “coñazo” y que, como decía un profesor mío, el discurso que no mueve emociones mueve culos. El monologo de comedia está basado en unas reglas que básicamente hacen que haya ritmo y habla de cosas cotidianas con las que nos podemos sentir identificados la mayoría de las personas. Eso podría tener cualquier discurso en el ámbito empresarial, pero nos empeñamos en utilizar palabras técnicas, vocablos en inglés y otros recursos que hacen que los culos se muevan a menudo. Cuando veo que en algunas de mis conferencias / discursos las posaderas empiezan a removerse intento dar un golpe de efecto algo que sorprenda o atraiga de nuevo la atención. Suelo jugar con cambio de tono de voz (los de Toledo tenemos un tono de voz mas alto que la media nacional) o bien cuento alguna anécdota graciosa en primera persona de mi ajetreada vida.

Pero no solo para amenizar un discurso sirve el humor. En los próximos años la retención del talento va a ser clave para la diferenciación de las empresas. Tecnológicamente la mayoría tienen acceso a los últimos avances, a nivel de costes son similares, la producción se puede diferenciar a nivel competitivo en algo mínimo, pero es, en mi opinión, el talento, lo que va  a suponer una ventaja competitiva entre empresas.

Algún Guru del management dijo que las personas no huyen de las empresas, sino de los malos jefes. Estamos en un momento en el que las empresas deben evaluar a sus directivos o responsables de equipo según los resultados de motivar a su gente. Si de un equipo se marchan varias personas, que además han demostrado su talento ¿Quién es el culpable?. Vamos a transformar la pregunta, ¿Dónde te gustaría trabajar? ¿Te gustaría hacerlo en un sitio donde lo pasas bien y te diviertes?. Es obvia la respuesta pero no muchas empresas / directivos ponen las medidas para que esto se cumpla. Se escudan en la “seriedad” de la compañía, y yo les digo que la seriedad no está reñida con el humor, ya que lo que ellos llaman seriedad, no es ni más ni menos que profesionalidad y responsabilidad de realizar el trabajo bien hecho, pero eso no choca con poder realizarlo con humor

Por mi trabajo debo recibir a proveedores de servicios y productos, y normalmente empatizo mas con quien me alegra el día con algo gracioso, además de que me interese lo que vende. Existe una conexión especial cuando veo a alguien con sentido del humor, ya que hace que pueda relajarme durante un rato y consigue su objetivo: Vender.

Soy un devorador de libros que hablan del Sentido del humor en las empresas y es por ello que estoy llegando a las conclusión de que todos tenemos un niño encerrado que quiere pasárselo bien, y a veces nos empeñamos en ahogarle para que no salga. El trabajo es un sitio en el que, al menos, pasamos 8 horas diarias. ¿Podríamos pasar durante ese tiempo momentos de diversión?. Mi respuesta es que se deben pasar momentos de diversión.

Mi anterior post sobre la Depresión no diagnosticada habla de personas que viven inundados en su  propia amargura, y que pueden llegar a caer gravemente enfermos si no lo remedian.

Los remedios que propongo vienen a instaurar herramientas del humor para ponerlas en prácticas en las compañías. Os animo a que propongáis en vuestras empresas actividades, eventos o simplemente cambio de actitudes (esto es lo más difícil) que hace que se implante el humor en la empresa y podamos sentirnos mejor.

A propósito, la foto que acompaña al post está realizada en Sevilla, donde allí el sentido del humor se ve en las calles.

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *