Ilusion en el trabajo

By lunes, septiembre 19, 2011 1 No tags Permalink 0

Desde hace unos años vengo notando como algunas personas van “perdiendo Ilusión”. No se sienten motivados en su trabajo, tienen Miedo de cambios en su empresa que pueda afectarles a nivel laboral o inclusive puedan significar la pérdida de su puesto de trabajo, se sienten presionados por sus responsables directos para alcanzar objetivos y resultados, y esto puede traer como consecuencia el tener menor productividad o, más serio, poder sufrir un cuadro de stress y con ello la posibilidad de caer enfermo.

Un pesimista recalcitrante me dijo hace poco que la palabra Ilusión viene de Iluso, con la connotación negativa que tiene esa palabra. Es por ello que el Pesimismo se puede contagiar por las organizaciones como una pandemia. Basta con que haya unos pocos miembros “infectados” para que la “enfermedad” se propague. Dependiendo de los contagiados y su nivel de importancia en la organización el mal se va propagando más rápidamente o menos, pero avanza inexorablemente. A veces empieza con un rumor “¿Sabes que me han dicho que van a despedir a X personas antes de Y fecha?”, “No me digas ¿y alguno de nuestro departamento?, “Dicen que van a coger a varios de cada departamento”. Este pesimismo se va instalando en la organización y genera una especie de “Preocupación permanente” que bloquea a Departamentos enteros o inclusive a veces a toda la empresa.

¿Cómo podemos ilusionarnos?. Los máximos responsables de insuflar Ilusión en la organización son los Lideres de esta. Pueden ser los máximos directivos o bien aquellas personas cuyo nivel de influencia no tiene por qué estar relacionado con su nivel jerárquico dentro de la empresa. Son aquellos a los que las personas dan credibilidad en sus comunicaciones, ya que por cargo o por “liderazgo natural” ejercen un rol decisivo dentro de la compañía. Estas personas pueden cambiar un discurso, un ambiente y dar un giro decisivo al pesimismo instalado dentro de la organización.

La automotivación debe ser el flujo que conduzca nuestra actitud de manera permanente, pero en los grupos sociales, y una empresa es un Grupo Social constituido por diferentes grupos asociados, son los líderes los encargados de dirigir el rumbo del ánimo de las personas que lo constituyen, generando una Cultura empresarial acorde. Es por ello que los primeros que deben Ilusionarse son esos líderes. ¿Y cómo se Ilusiona a alguien cuando las ventas están bajando y las predicciones son pesimistas?. No es la primera vez que nos enfrentamos a una crisis, ya que estas suelen ser cíclicas. Es por ello que muchas de las empresas líderes en la actualidad han pasado por un momento más o menos delicado, en su historia como empresa, coincidiendo con periodos de declives económicos generales o con circunstancias particulares dentro de la historia de la organización. ¿Cómo salieron adelante?. Si revisamos algunas de las historias de éxito a nivel empresarial todos encontraremos mil y una anécdotas de Apple, indiscutible líder en aplicaciones Smartphone y referente a nivel mundial en el mercado Audiovisual. Con tan solo meter en Google el nombre de su fundador “Steve Jobs” encontrareis un rosario de anécdotas y frases célebres que hoy se ven sustentadas bajo el paraguas del éxito sin paliativos.

Muchas de las cosas que dijo en su momento Steve Jobs están de plena actualidad por identificar Crisis con Oportunidad. Dentro de las cosas que dijo Steve Jobs algunas de mis favoritas son las siguientes

  • La única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si todavía no lo has encontrado sigue buscando, sabrás cuando lo hayas encontrado
  • Tu tiempo está limitado. No lo desprecies viviendo el sueño de otra persona. No te dejes arrastrar por los dogmas, que es lo mismo que vivir con los resultados del pensamiento de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahoguen completamente tu voz interior. Y más importante, ten el valor de seguir a tu corazón y a tu intuición.
  • Estoy convencido que la mitad de lo que separa a los emprendedores con éxito y los que no tienen éxito es la pura perseverancia.
  • Si hoy fuese el último día de mi vida ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Y si la respuesta era NO durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

Repito la pregunta ¿Cómo nos ilusionamos?. Voy a dar una posible respuesta: Cambiando. El Cambio genera Ilusión. Si seguimos haciendo las cosas de la misma manera vamos tener los mismos resultados. El Cambio es la Clave para poder generar Optimismo en las organizaciones. No tiene que ser un cambio radical, ni un cambio sin rumbo, se trata de cambiar ciertas cosas, hábitos, formas de actuar, dinámicas de trabajo y en última instancia: Pensamientos. Esto último es lo más difícil ya que algunos de nuestros Pensamientos forman parte de nuestras Creencias y cambiar una Creencia requiere un tiempo, aunque no es imposible como algunos piensan. Algunos dirán “Hasta ahora hemos hecho las cosas de esta manera y hemos sobrevivido ¿Por qué lo vamos a cambiar?. No vaya a ser que nos demos un tortazo….”

Quiero poner un ejemplo de Empresa que no cambio a tiempo, y aunque prefiero obviar su nombre estoy convencido que con los datos que voy a dar algunos sabrán de que empresa se trata. Hace unos 10 años tenía como cliente el mayor Laboratorio Fotográfico del país. Sus picos de trabajo eran después de Navidad, Semana Santa y en los meses de Agosto y Septiembre donde las personas regresaban de vacaciones y todos querían revelar sus fotos de manera inmediata para poder disfrutar visualmente de nuevo del tiempo en el que lo han pasado tan bien o celebraban algo. Los meses de Mayo y Junio también eran muy fuertes por las bodas, bautizos y comuniones. El caso es que de repente llego algo inesperado, como era la fotografía digital. Por aquel entonces el nivel de “acomodamiento” al ser líder en su sector, era tal, que no se plantearon esto como una amenaza. Pero el habito de los consumidores empezó a cambiar y poco a poco se dejaron de revelar fotos. Cuando quisieron adaptarse a la realidad ya era demasiado tarde. Un “viejo” laboratorio fotográfico no tiene sentido en la actualidad donde guardamos las fotos en el ordenador o teléfono móvil y no revelamos apenas fotografías excepto para hacer algún regalo especial. Más de 2.000 personas se quedaron sin empleo, muchos de ellos no habían realizado otra función en su vida y hoy en día alguno no ha podido todavía readaptarse a la situación actual. Cuando aún estaban a tiempo de reaccionar la desilusión y el desánimo estaba instalado en todas las personas que componían la organización, entre ellos los máximos responsables y líderes,  y el hundimiento fue tan inevitable como vertiginoso. Lo que había empezado como una vía de agua a la que no se le atribuyo importancia significo que el “trasatlántico” que había navegado en el mercado de la fotografía durante más de 40 años se hundiera sin remisión en el océano de la quiebra y desaparición. Fui uno de los últimos que visite el laboratorio vacío bajo la desesperanza de ver un lugar donde habían trabajado en turnos de 24 horas miles de personas. Al verlo recordé la vida que respiraba el lugar cuando estaba en pleno apogeo.

¿Podría haber cambiado algo la Ilusión en los dirigentes en el cambio de rumbo?. Mi opinión es que SI. El choque con el Iceberg era inevitable pero si los responsables del timón del barco se hubieran planteado soluciones de cambio que generasen Ilusión en la organización es probable que no hubiera podido contar esta historia, cuyo fin ha tenido consecuencias tan lamentables para miles de personas.

¿Eres responsable de generar ilusión en tu organización?. No lo dejes para mañana, cuando menos te lo esperas puedes chocar con un Iceberg.

 

Share Button
1 Comment
  • Manuel Angel Mendez Mendez
    marzo 20, 2013

    lo maximo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *