Los ciclos de vida laboral en la organización se acortan

ciclo de vida laboralEn una jornada que asistí sobre Compromiso que organizaban mis buenos amigos de Tatum me quede con muchas cosas interesantes, pero algunas que me hicieron pensar y de ahi sale esta reflexión.

Vivimos tiempos donde lo queremos todo y lo queremos ya. Son tiempos de impaciencia, inquietud y sobre todo de ansiedad. Toda va más rápido, lo queremos todo ya, y de manera inmediata. Se ha perdido la Virtud de la Paciencia, la serenidad, la templanza, y nos hemos metido en una vorágine donde todo va a una velocidad impresionante.

paciencia

La tecnología avanza de una manera eléctrica. Hemos avanzado más tecnológicamente en los últimos 5 años que en los 20 años anteriores. Cada vez estamos más sometidos al “último modelo”, última novedad, el último avance, lo último de lo último. Vivimos atados a cosas que hace unos años no existían: El Smartphone, la Tablet, las redes sociales,……. Si no contestamos un Wasap de manera inmediata pensamos que nuestro interlocutor le pasa algo, cualquier interacción en redes sociales es considerada “tendencia” o no, y eso puede llevar a frustrarnos. Si sacamos un nuevo servicio o producto y este no triunfa en corto plazo, es que no “aporta valor” y ha sido un fracaso.

¡¡¡¡Madre mía que paren el mundo que me bajo¡¡¡. La frase no es mía, sino de la gran Mafalda. 

Paren el mundo que me bajo

Pero sobre todo donde vemos que todo está yendo más rápido está en que cada vez más personas acortan los plazos en la organización donde trabajan. Anteriormente existía un “Ciclo laboral” que creíamos había derrocado a la anterior hipótesis del “trabajo para toda la vida”. Este ciclo era de unos 7 años donde el profesional solía saltar hacia otra empresa, buscando nuevos retos. Según las últimas observaciones ese ciclo puede estar bajando a ¡¡¡3 años¡¡¡. Es decir, los profesionales pueden mostrar inquietud en 3 años, si sus expectativas no se han cumplido, o creen que no van a lograr sus objetivos en su actual empresa.

¿Cuáles son los principales motivos de ese acortamiento de plazos?. Básicamente están en la firme creencia de que Merecemos más de lo que estamos obteniendo hasta ese momento

merezco mas salario

  • Mas salario: Es un clásico. Llega un momento en el que estamos absolutamente convencidos de que nuestro salario es “inferior” a lo que ofrecemos a cambio a nuestra empresa. Esto va a ocurrir tarde o temprano, ya que una carrera profesional, que tenemos interiorizado como Creencia irrenunciable que debe ser ascendente, debe significar una mayor retribución económica.

competir con los demas

  • Más responsabilidad: O lo que es lo mismo, en algún momento de nuestra vida creemos que “merecemos” ser jefes, o bien que si ya tenemos responsabilidad sobre un equipo de personas esta debe ser mayor. En el caso de los especialistas la responsabilidad es sobre más áreas de conocimiento o sobre más responsabilidad en la organización.

reconocimiento2

  • Más reconocimiento: Por supuesto aquella empresa que no ofrece reconocimiento a sus empleados de ningún tipo está cimentando la huida tarde o temprano de sus colaboradores. Algunas organizaciones que si ofrecen reconocimiento de algún tipo, económico, moral, en formato de premio o bonificación,….puede caer en la tendencia de que se transforme en algo rutinario y “poco motivante” por lo que seguramente algunas personas pretenden que se les “reconozca” su trabajo de otra manera en otras empresas.

Es indudable que no todo el mundo puede agruparse en estos motivos, existiendo personas que consideren que estén bien en su puesto de trabajo, que crean que aunque están mal no es el momento adecuado para salir de la compañía, o bien que se conformen con lo que tienen en su organización aunque no les guste del todo.

Los profesionales de Recursos Humanos en el área de “captación de talento” cada vez se encuentran más perfiles profesionales con historiales de pocos años en una organización. La paradoja es que muchos de estos profesionales “castigan” esta inquietud como una falta de “compromiso” de las personas en una organización ¿Paradójico verdad?. ¿Entonces en qué quedamos, alguien que es inquieto y quiere crecer profesionalmente es poco comprometido , o el que se queda muchos años en una organización es un “conformista” y demuestra poca ambición profesional?. Mientras resolvemos estas incógnitas sobre que queremos en las empresas y que es lo que quieren las personas, para que así encontremos una correlación entre ambas partes, que suponga un Compromiso de una parte a la otra, pido una reflexión sobre la virtud que mencionaba al principio: La paciencia.

compromiso

Es hora de que antes de lanzarnos a la acción tengamos una reflexión sobre lo que nos merecemos y si podemos conseguirlo en nuestra propia organización

Y tu ¿te mereces más?

Sígueme en Twiter @Angellargo1970

 

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *