Las conversaciones cruzadas

conversacion cruzadaSi hay algo con lo que disfruto y que con el tiempo me produce mayores momentos de placer, es con una buena conversación. El poder contrastar datos, opiniones y propuestas de los demás me produce una sensación tan buena como la degustación de una buena comida o la lectura de un buen libro.

Como ya he manifestado en algún otro artículo, huyo de las conversaciones que generan conflicto, y que aquí en España hemos denominado Discusión, consistente en exponer un mismo asunto desde dos opiniones enfrentadas, sin importarnos los argumentos de la otra persona, y buscando imponer nuestro criterio por encima del otro. En la cultura anglosajona el término Discussion tiene que ver con una conversación donde se exponen diferentes puntos de vista dejando exponer al otro sus creencias y aportando las propias en busca de un acuerdo o de la generación de una riqueza en la información.

discusion

En una de mis últimas conversaciones abiertas, en un círculo de varias personas, ante uno de esos incomodos silencios que prefiero romper con una grata conversación, introduje una pregunta para generar debate, pero lo que se dio fue una situación  de enfrentamientos y se produjeron Conversaciones cruzadas, donde lo que decía uno no tenía nada que ver con lo que había expuesto el otro con anterioridad, ya que no se practicaba en ningún momento la escucha activa y lo que se buscaba era el enfrentamiento verbal donde se pretende dejar como “equivocado” a la otra persona. Frases como “eso no es así”, “estas equivocado” o “no tienes ni idea”, bloquean de tal manera la posibilidad de una enriquecedora conversación que inevitablemente hace que “huya” del campo de batalla en cuanto pueda. En este caso que relato me marche rápidamente ante el bloqueo de los contertulios, que fueran acalorándose en sus discursos queriendo imponer sus criterios a los demás. La lamentable escena había sido iniciada por una pregunta que motivara el dialogo y el flujo de opiniones, pero desencadeno una guerra incruenta entre personas que buscaban desde el principio el enfrentamiento y exponer su discurso por encima de las opiniones de los demás.

escucha activa2

Como expuse en un anterior artículo llamado Aceptar las ideas de los demas donde hablaba de Escuchar de forma activa las ideas de los demás, aceptándolas y proponiendo alternativas nuevas que enriquecieran la propuesta anterior. Esta Escucha activa está en desuso, y normalmente se produce que mientras el otro conversa nosotros estamos pensando en la réplica o en exponer nuestros argumentos sin atender a los otros.

libro como ganar amigos e influir en las personas

Fue Dale Carnegie el que hace ya algunos años, en su libro Como ganar amigos e influir sobre las personas, cuya primera edición era de 1936, hablaba de que las personas preferimos un buen escuchador a un buen conversador. Y añadía algo que creo es fundamental, el tema preferido de todo el mundo es: Nosotros mismos. Nos gusta hablar de lo que pensamos, sentimos, creemos, hacemos y vivimos dándonos importancia. En este ejercicio buscamos el Reconocimiento de los demás por encima de todo. Cuando alaban nuestros actos o nuestras opiniones nos sentimos reconocidos, y eso alimenta más que cualquier comida que ingiramos durante nuestra vida. Sentirnos aceptados y reconocidos por los demás, empezando por nuestro entorno, es algo tan placentero como cualquier actividad que podamos imaginar. Por eso mismo nos sentimos tan mal ante las críticas de los demás, ya que no las aceptamos como actos para mejorar sino como ataques personales, lo que genera sentimientos de odio y desprecio hacia quien las hace, en lugar de ser un acicate para mejorar o reflexionar sobre nuestros actos y pensamientos.

fernando fernan gomez

Muchos de los actos y conversaciones tienen que ver más con buscar el beneplácito de los demás que con nosotros mismos y lo que somos verdaderamente. La esencia de nuestro ser es ser aceptado y reconocido por el resto de personas. Por eso tenemos una búsqueda por ese reconocimiento, o como decía el ya fallecido Fernando Fernan Gomez en un documental titulado “La silla de Fernando” deseamos la “ansiedad de ser importante”.

Entonces ¿Qué buscamos en una buena conversación?. Normalmente que nos escuchen, y que nuestras opiniones sean tenidas en cuenta. Tal y como decía Carnegie, en las reuniones sociales a veces confundimos al Conversador con el Escuchador. Para eso Carnegie nos enseño una técnica que llevo utilizando desde hace tiempo, y es hacer preguntas, si es posible abiertas en lugar de cerradas, para iniciar una conversación. Si además esas preguntas tienen que ver con un tema que interesa a la persona o personas que están en el círculo de la conversación, lograremos crear un debate sobre algo que nos gusta y sobre lo que creemos que podemos aportar.

Cuando observo a personas con conversaciones cruzadas, donde buscan un ganador y un perdedor, y posiblemente haciéndolo desde argumentos para deslegitimar la opinión del “contrario” y dejarlo en ridículo, no puedo más que sentir Lastima y un sentimiento de Huida del campo de batalla. Aunque,…. ¿no es eso lo que vemos a veces en televisión?.

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *