Los Esenciales

Múltiples Aprendizajes debemos observar en esta Crisis Sanitaria.

Una de las disposiciones para atajar este “maldito virus” ha sido la de paralizar toda actividad que no sea Esencial.

Es entonces cuando el debate se ha abierto ¿Qué es una actividad esencial?

Cuando al parecer se alcanzo el consenso de que es Esencial y que no lo es. Entonces es cuando mi reflexión ha venido con las personas cuyo trabajo es esencial: Los Esenciales

Y en este tipo de colectivos están integrados:

  • Por supuesto los sanitarios y Médicos
  • Los miembros de las fuerzas de Seguridad: Policía, Bomberos, Fuerzas Armadas….
  • Los miembros de la Seguridad Privada (los que llamamos “seguratas”)
  • Los transportistas
  • Los mensajeros que nos entregan cosas en casa
  • Los empleados de supermercados y tiendas de alimentación: Cajeras, reponedores, carniceros, pescaderos…..
  • Las personas de limpieza
  • Los agricultores y ganaderos
  • ……………

Es decir, todos aquellos profesionales que nos facilitan la vida para que podamos vivir confinados o poder curarnos o que nuestra vida siga con normalidad.

Lo curioso es que algunas de esas personas, antes de esta crisis, eran ignorados por la sociedad, o tratados como “inferiores”.

He echado la vista atrás y veo como en algunas ocasiones las personas suelen “no mirar” a los ojos a estos que ahora consideramos Esenciales. Incluso puedo recordar que no les regalamos apenas palabras o ni siquiera una sonrisa.

Suelen ser personas que pasan desapercibidas en nuestro día a día, y se pasean como “fantasmas” por nuestras vidas. Eso si, ahora las consideramos Esenciales

Vengo de familia de Agricultores y Ganaderos. Mis abuelos tenían vacas y labraban la tierra. Ellos proporcionaban de leche y carne a una España de otros tiempos donde esos productos eran bienes muy apreciados. Ellos tenían una gran consideración social, pero eso cambio con el tiempo. Mi padre aprendió a cultivar la tierra y a recoger el fruto de ella con apenas 10 años, aunque luego la vida le llevo por otro camino

La dedicación, cariño y esfuerzo que un agricultor y un ganadero tiene que hacer para su trabajo es “invisible” para aquellos que creen que la leche sale de un tetra brik.

No hay festivos para alimentar a los animales, para recoger la cosecha, para ordeñar, para curar a un animal enfermo….No existen sábados y domingos, existe vocación de servicio a una profesión que hemos (me incluyo) ignorado de su parte “esencial”.

¿Cómo vamos a mirar a estas personas cuando pase todo esto? ¿Seguiremos “aplaudiéndoles” en nuestro día a día cuando todo vuelva a la normalidad?

El Papa Francisco habla de los “Santos de la puerta de al lado”. Son aquellos que nos ayudan en nuestras vidas, y en estos momentos a riesgo de su propia vida. Ellos son los verdaderos Héroes. Su vocación es de Servicio

El Ser Humano suele olvidar fácilmente, y por eso puede llegar a cometer los mismos errores.

Desde aquí adquiero el firme Compromiso de NO Olvidar. De recordar a estos Esenciales para siempre. Y para ello me comprometo a regalarles mi mirada, mi conversación, mi escucha, interesarme por ellos y sobre todo a darles una sonrisa, y mi mas sincero agradecimiento por todo lo que hacen, han hecho y harán por nosotros.

De todo corazón: GRACIAS 

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *