Organizaciones infernales versus Organizaciones saludables

Me encantan las Conversaciones poderosas, que son aquellas que me hacen reflexionar, pensar e incluso poder cambiar de opinión o matizar mis juicios sobre algo.


Esto me ocurrió hace poco con Javier Cantera, presidente del Grupo BLC con el que estuve hablando sobre Organizaciones Infernales en un marco sobre los buenos propósitos de Empresas para tener ambientes saludables y organizaciones con ambientes de trabajo positivos y productivos.

Las buenas palabras a veces chocan con Culturas empresariales que tiene una organización “poco saludable” y que además suele tener entre sus managers algunos Jefes Tóxicos.

¿Qué podemos hacer al respecto?

La Cultura empresarial viene marcado por el máximo responsable de una organización (puede ser el CEO o el Director General que esta mas en el día a día). Esta figura es clave para pasar de una organización infernal a una organización saludable.

Lo primero es reconocer e identificar los hábitos tóxicos que tiene una organización. ¿Y cómo lo hacemos? Hay que poner el “termómetro” en algunos asuntos que impactan en las personas en su día a día. Se trata de hacerse “Preguntas poderosas”:

  •  ¿Están las personas estresadas y presionadas en su día a día?
  • ¿Existe una media de bajas por estrés emocional mas alta de lo normal en otras empresas o en el sector?
  •  ¿Se identifican conflictos entre las personas que afectan a la organización?
  • ¿Tenemos más rotación de la habitual en nuestra empresa?
  • ¿Se ha identificado alguna falta de respeto por parte de alguna persona, sea manager o no lo sea, hacia otras? ¿Se ha interpuesto alguna denuncia?
  • ¿Existe algún protocolo para evitar mobbing en la compañía?
  • ¿Qué opinan las personas que se relacionan con las personas de nuestra organización desde fuera, de manera objetiva?
  • ¿Se siente crispación en el ambiente laboral?

Podríamos hacer algunas preguntas mas, pero lo suficiente para poder identificar los problemas y tener la voluntad de solucionarlos.


Para ello se debe lanzar un mensaje de Cambio o Transformación de la organización hacia una Organización saludable.


Si los responsables máximos y los managers están dispuestos a hacer el cambio, debe hacerse a través de acciones ejemplares que manden un mensaje inequívoco a todas las personas de la organización.

Si además estos compromisos se explicitan a través de comunicaciones escritas y que no son ambiguas, el camino a recorrer es más sencillo.

Por desgracia, conozco algunas organizaciones infernales que no quieren cambiar (me refiero a las personas, ya que las empresas no tienen vida propia). Alguna de las causas es por el “éxito económico” que condiciona a una creencia limitante que esta en el ambiente: “Lo estamos haciendo bien, porque ganamos dinero”. Esta premisa de resultados económicos debe ser cuestionada:

¿De verdad es lo mas importante los resultados económicos?
– ¿Podríamos tener mejores resultados económicos con una organización saludable?
– ¿Estos resultados económicos pueden perdurar en el tiempo con una “organización infernal”?

Sin duda es un tema polémico y controvertido enlazar un ambiente laboral saludable con resultados, o al contrario. Las respuestas pueden ser varias, pero la pregunta es la misma ¿Vale todo para obtener beneficios?

 

Share

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *