Tener fe en las personas, las hace crecer (una historia de Mentor)

“El mentor aparece, cuando el alumno está preparado”. Esta frase que esta sacada de la sabiduría de la vida, se ilustra en historias de personas que han cambiado con la ayuda de personas que les han apoyado.

Si tenemos fe en las personas estas pueden ofrecer cosas maravillosas. Rendirse ante personas que creemos que no pueden cambiar, o que consideramos que están equivocadas, es la forma de perder la fe en ellas.

Una de las historias más ilustrativas de cambio y de mantener la fe en alguien es la historia de San Agustin.

UNA MADRE FUERTE:                                             

Cuando murió su padre, Agustín tenía 17 años y empezaron a llegarle a Mónica noticias cada vez peores, de que el joven llevaba una vida nada santa. que en una enfermedad, ante el temor a la muerte se había hecho instruir acerca de la religión y propuesto hacerse católico, pero que sanado de la enfermedad había abandonado el propósito de hacerlo. Y que finalmente, se había hecho socio de una secta llamada de los Maniqueos, que afirmaban que el mundo no lo había hecho Dios, sino el Diablo. Y Mónica que era bondadosa pero no cobarde, ni floja, al volver su hijo a vacaciones y empezar a oírle mil barbaridades contra la verdadera religión, lo hecho sin más de la casa y le cerró las puertas, porque bajo su techo no quería alberga enemigos de Dios.

 

UN HIJO QUE SE FUGA Y UNA MADRE QUE LO VA SIGUIENDO :

Cuando tenía 29 años, el joven decidió ir a Roma a dar clases allá. Ya era todo un doctor. Mama se propuso irse con él para librarlo de todos los peligros morales. Pero Agustín le hizo una jugada tramposa ( de la cual se arrepintió mucho más tarde ) Al llegar junto al mar le dijo a Mónica que se fuera a rezar a un templo, mientras iba a visitar a un amigo, y lo que hizo fue subirse al barco y salir rumbo a Roma, dejándola sola allí, pero Mónica no era mujer débil para dejarse derrotar tan fácilmente. Tomo otro barco y se dirigió hasta Roma.

UN PERSONAJE QUE INFLUYO MUCHO :

En Milán; Mónica se encontró con el Santo más famoso de la época, San Ambrosio, arzobispo de esa ciudad. En él se encontró un verdadero padre lleno de bondad y de sabiduría que la fue guiando con prudentes consejos. Además Agustín se quedó impresionado por su enorme sabiduría y la poderosa personalidad de San Ambrosio y empezó a escucharle con profundo cariño y a cambiar sus ideas y entusiasmarse por la fe católica.

LA CONVERSION:

Y sucedió que en año 387, Agustín al leer unas frases de San Pablo sintió una impresión extraordinaria y se propuso cambiar de vida. Envió lejos a la mujer con la cual vivía en unión libre, dejo sus vicios y malas costumbres. Se hizo instruir en la religión y en la fiesta de Pascua de Resurrección de ese año se hizo bautizar.

 

¿Qué Enseñanzas podemos sacar de esta historia en el mundo de la empresa?

  • Los Perfiles Senior, que son aquellas personas que por edad o por antigüedad en la compañía, pueden ser Mentores importantes basándose en su “sabiduría”: Experiencia y conocimientos adquiridos. Y también basado en los errores cometidos y aprendidos durante todos estos años de carrera profesional.

  • El Ser humano es tendente a tropezar en la misma piedra. Si podemos evitar que tropiece, con la guía de un Maestro o Mentor, minimizaremos el número de errores frecuentes, con consecuencias negativas para persona y empresa

  • Tener confianza en las personas y en su desarrollo Puede dar grandes resultados. Tener Fe, desplegada con acción por parte de la persona que ayuda.

  • A veces el aprendizaje implica Dolor, como vemos en la historia cuando la Madre se decide a echar de su casa a Agustin. En otras ocasiones también implica Compasión, como cuando esa Madre decide seguirle para que no cometa más errores. Estos dos conceptos acompañan al aprendizaje y enseñanza de las personas, también en las empresas

  • Si el alumno está preparado, el maestro aparece, como así ocurrió con San Ambrosio, una aparición en la vida de San Agustin para llevarle por el camino de la sabiduría. ¿A cuántas personas debemos agradecer lo que somos en nuestra trayectoria profesional?. Esta reflexión es un homenaje a los mentores no tan conocidos, y que forman parte importante de nuestra vida.

 

Sin duda la FE es algo diferencial en el Ser Humano. Cuando trabajamos por y para la Fe, aumentan las posibilidades de sacar adelante las adversidades de nuestras vidas, y también poder ayudar a los demás en las suyas. ¡¡¡Ojo Fe con Acción¡¡¡ es decir aquella que nos hace movernos hacia lo que queremos.

 

 

Share
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *