¿Como podemos saber si una persona abandonara la compañia?

abandonar la empresaEn el mundo de la Gestión de Personas se ha puesto de moda la Atracción del Talento. Desde Mutare Transformación Positiva, mi último proyecto profesional, hemos dado una vuelta de tuerca hablando de Seducción del Talento,  ya que consideramos que al Talento hay que seducirlo, como cuando buscamos pareja, con cosas que le produzca que quiera estar con nosotros, teniendo en cuenta la oferta del “mercado”, y que sirva para poder tener un recorrido de largo recorrido juntos. Por eso aclaramos que la Seducción no es para resolver un momento puntual, como un ligue temporal, sino que se trata de buscar una afinidad personal para tener un camino juntos, empresa y personas.

seduccion del talento2

A través de un proceso de Seducción logramos Atraer al Talento, pero ¿Qué pasa después?. Si no somos coherentes con aquello que impulso a la persona a estar con nosotros, y no cumplimos con nuestra Propuesta de Valor al Empleado, nuestro camino va a ser de muy poco alcance.

La propuesta de valor al empleado

Es por ello que la forma de averiguar si una persona y una empresa tendrán un “futuro” juntos, y un alcance satisfactorio para ambas partes, es desde el “Proceso de Seduccion” donde podremos alcanzar las Evidencias concretas para poder determinar este asunto.

En anteriores artículos hablábamos de la Atracción del Talento por Virtudes como clave para poder conseguir personas adecuadas con los Valores, Cultura y modo de relacionarse en las empresas

Atracción del Talento por Virtudes

Atracción del Talento por Virtudes (Continuación)

En un estudio que lanzaremos próximamente en Mutare, cuestionando a Directores de Recursos Humanos las principales causas de desvinculación laboral en las organizaciones, tanto personas que abandonan la compañía, como personas a la que se les rescinde la relación laboral, aparecen como las importantes las siguientes:

  1. De la empresa hacia el empleado (rescisión contractual)
  • Falta de entendimiento con su responsable directo
  • Falta de adaptación a la cultura de empresa o en el área de negocio correspondiente
  • Resultados peores de los esperados
  • Actitud poco acorde con lo espera
  1. Del empleado hacia la empresa (Baja voluntaria)
  • Falta de entendimiento con su responsable directo
  • No cumplimiento de los compromisos adquiridos por la compañía en la contratación
  • No adecuación a la Cultura de Empresa
  • Crecimiento Profesional

La gran pregunta sería ¿Podríamos haber detectado estas circunstancias durante el proceso de Selección de esta persona?

Desde hace años vengo defendiendo que un proceso de selección, se trata de un proceso de aceptación mutuo, donde ambas partes, persona y empresa, deben investigar sobre el futuro profesional.

investigacion laboral

En el ámbito de la pareja, el noviazgo, aunque más largo en el tiempo, sirve para conocer a la persona para ver si el Compromiso a más largo plazo es viable. Si una de las personas quiere tener hijos y la otra es inflexible en eso, esa información debe ser averiguada por ambas partes, ya que producirá un conflicto, seguramente poco solucionable, en el futuro.

Por eso abogamos por la Selección por Virtudes como metodología de Atracción del Talento adecuada. Ya que las Competencias Técnicas necesarias para el puesto son incuestionables, se tienen o no se tienen, es el comportamiento y la forma de ser, que tiene una persona, y que forma parte de su esencia como Ser Humano, lo que determinara si la relación tiene verdaderamente un recorrido.

Seleccion por Virtudes versus Seleccion por Competencias

El poder comprobar, por ambas partes, las evidencias que sugieran el poder tomar una decisión sobre la incorporación de una persona en un proyecto empresarial, ahorraría muchos costes de rotación, sustitución y selección que ahora mismo tienen las compañías.

Por eso impulso el conocimiento mutuo en los procesos de Seducción como fórmula para poder tomar buenas decisiones en algo tan importante como el futuro profesional de una persona.

Share
1 Comment
  • Jesús M. Sanz
    febrero 25, 2017

    Gracias, Angel por la reflexión. Te centras en el proceso de selección como punto de partida para la Seducción, saber si el potencial empleado será (y se mantendrá) seducido por la compañía.
    Sin embargo, el enamoramiento hay que mantenerlo a lo largo del tiempo para que ese talento no se vaya. Y cada persona tiene inquietudes diferentes, se emociona por distintas situaciones o retos y se siente atraída, por tanto, por cosas que a otra persona la pueden hasta resultar indiferentes.
    Para mí, la conversación se hace imprescindible para que los ‘jefes’ empiecen a entender a sus colaboradores (si puedo emplear esos términos) y viceversa.
    Y luego viene la segunda parte, ¿Tiene la empresa algo que ofrecer que realmente llene a esa persona? No siempre eso es así. En este caso, se hace más complicada la seducción, con muchos parámetros que influyen: cultura, cansancio, estrategia de la empresa, entorno de trabajo, etc, Pero este mío es solo un comentario y no un blog 🙂
    Un abrazo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *