“Qué bien habla, ha nacido para hablar en público”

Igual que creo que el Líder no nace, sino que se hace, también tengo la firme creencia que el Orador se hace y no tiene nada que ver con la genética.

Según algunos estudios el miedo a hablar en público, llamado también Glosofobiaes el segundo temor mas importante junto al miedo a la Muerte. ¡¡¡Preferimos morirnos antes de hablar en público¡¡¡¡

Claro, así nos va, que cuando nos damos cuenta nos decimos a nosotros mismos: “Debería haberme atrevido a decir….”

Y es que solemos admirar a quien se expresa en público, correctamente o no, y transmite emociones a su auditorio, sea muy grande o pequeño, sea en una reunión de trabajo o en un gran auditorio.

Y los que más destacan, los mejores oradores, los vídeos mas vistos, los que montan un mejor Show, son los americanos del norte, yankees o estadounidenses (aunque también los canadienses).

¿Cómo consiguen hablar bien en publico ?

Y me pregunto ¿Qué tienen ellos que no tengamos los demás?

Se dan una serie de circunstancias culturales y de entorno que marcan la diferencia, y que están siendo “copiadas” e imitadas en todo el mundo. Son las siguientes:

La oratoria forma parte del sistema educativo: Es decir, es una asignatura más, que es transversal a todo el sistema educativo. Todos los conocimientos que se adquieren están conectados con la Oratoria. Tienen que expresarse en público, saber expresar sus ideas, presentar sus trabajos, hacer sus exámenes…. Hasta existen competiciones de oratoria “obligatorias”. El alumno debe saber “hablar en público” o morirse de vergüenza. Si nos educan desde la infancia así ¿crees que de edad adulta tendrán algún problema en expresarse ante los demás?

La vergüenza se queda en casa: Estar en el sistema educativo americano es “exponerse” ante los demás. Si eres una persona tímida, de pocas palabras o que no le gusta expresarse, tienes problemas en las escuelas yankees. Allí todos se relacionan con todos. La escuela forma parte de la vida central americana, donde todos se integran y deben buscar comunicarse con los demás. Los educadores empujan a mantener estas relaciones, y si algún alumno tiene dificultades para hacerlo, se centran en esa persona para ayudarle

Poder expresarse en público forma parte del Éxito: En la cultura americana se busca el Sucess: Éxito. Forma parte de un binomio Éxito-Fracaso en el que se mueven millones de personas diariamente. Además con el hilo conductor que puedes fracasar muchas veces y luego tener Éxito, o al revés. Lo mas importante es que uno de los “motores del Éxito” es la Comunicación. Si no sabes expresar tus ideas, proyectos o sentimientos públicamente, nunca podrás tener éxito en USA. Éxito y Comunicación van ligados sin soltarse de la mano. Se trata de una pareja que se retroalimenta. Por eso los grandes “inventores” son también grandes oradores: Bill Gates, Jeff Bezos, Steve Jobs o Larry Page son algunos de los ejemplos de Triunfadores y Oradores.

Forma parte del ADN del Sueño Americano: El “American Dream” donde muchas personas, no solo de USA sino de todos los países del mundo, alguna vez han soñado en conseguir, esta basado en alcanzar la notoriedad y el éxito. Sin poder “hablar en público” no hay “American Dream”. Olvídate, es absolutamente necesario. Por eso les educan desde el inicio en Oratoria, para alcanzar ese Sueño.

Triunfar hablando en público sin ser americano

Y si lo hacen los americanos ¿podemos hacerlo los demás? Existen muchos factores culturales que los “latinos” y españoles tenemos para poder triunfar hablando en público:

  • Nuestra forma de ser o carácter alegre
  • Nuestro clima, que invita a salir y relacionarnos.
  • Los ejemplos de grandes oradores que tenemos: Unamuno, Castelar, Cánovas, Gómez de la Serna, Bertín Osborne (perdón este se me ha colado).

El hándicap que tenemos es que aquí empezamos más tarde. Nos apuntamos a Cursos de Oratoria cuando creemos que nos hace falta, ya en edad adulta, y obligados por las circunstancias profesionales.

La buena noticia es que aún estamos a tiempo de ser unos buenos oradores o, por lo menos, a desarrollarnos de manera eficaz en este arte.  Lo crucial es que depende de nuestra voluntad. Ya no tenemos la “capacidad de aprender” como cuando éramos niños, y ahora debemos confiar en nuestra firmeza y ganas de sacar el reto adelante.

Y lo dice un orador “carota” y “sinvergüenza” que era un niño timidísimo y que no quería cruzar palabra con nadie durante su infancia. Si lo he conseguido, cualquiera puede.


Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *