La Seleccion por Virtudes como valor diferencial para atraer a las personas adecuadas a nuestra organizacion

virtudHace un tiempo publique un artículo titulado Selección por Virtudes versus Seleccion por Competencias que fue bien acogido por la comunidad de Recursos Humanos, o de Gestión de Personas que es como creo que debe llamarse, y fue bastante debatido en Redes Sociales por muchas personas.

Quiero dar las gracias a todos los participantes en el debate y especialmente a aquellos que confirmaron que ambos conceptos no son incompatibles, sino que además son complementarias, opinión con la que estoy de acuerdo con alguna valoración adicional que ofrezco en este nuevo artículo.

Entre las muchas opiniones, me llamo la atención la de Mikel Bilbao Garay que hablaba de la Virtud desde el punto de vista espiritual (que no religioso, aclara) para alcanzar “mi mejor yo posible”. Ese concepto de Virtud es el que se desarrolla a lo largo de la vida de una persona y le confiere de una forma de actuar frente a los demás y las circunstancias que se le van apareciendo en su vida.

Una Virtud se va desarrollando a lo largo de nuestra existencia y nos define desde el punto de vista del ser humano.

La diferencia con los valores es que, como dijo Groucho Marx, estos se adquieren y se desechan según los momentos que vivimos. Aunque él fue mucho más divertido cuando dijo: “Estos son mis principios (aquí lo sustituimos por valores) y si no le gustan tengo otros”.

Groucho marx estos son mis principios

Este asunto ya lo toque en mi artículo Los Contravalores donde hablaba de la disposición positiva o negativa que puede adoptar un valor según su utilización y su criterio.

Si nos enfrentamos a cuales son las mayores causas de rescisiones laborales en las organizaciones, veremos que la gran mayoría tienen que ver con una falta de entendimiento entre las personas de la organización, normalmente con las de mayor responsabilidad y jefes directos. Tal y como ocurre en los divorcios o separaciones de parejas, la mayoría de los casos son por causas de enquistamiento que provienen de no haberse conocido mejor o por una falta de comunicación en los problemas.

Es por eso que el modelo de Selección por Virtudes identifica la esencia principal de las personas, para que sea valorada en función de las necesidades de la organización, de su cultura y de su adaptación al equipo de trabajo. Es por ello que identificando virtudes anticipamos posibles circunstancias a las que nos podremos enfrentar en el puesto de trabajo.

Por eso defiendo que las Competencias se pueden entrenar pero en cambio las virtudes son adquiridas como experiencia de vida, y forman parte del arraigo de la persona que le da sentido como ser humano.

seleccion por competencias

Podemos seleccionar por competencias y obteniendo un baremo mínimo que cumplir, luego formar y memorizar para desarrollar dicha competencia. Si nuestra organización tiene Orientación al cliente como una competencia básica, y queremos a una persona que cumpla un mínimo de puntación de 6 sobre 10, una vez que está dentro de nuestra empresa podemos desarrollar a esa persona para que suba su puntuación, y así consiga su excelencia en esa competencia.

Pero en el caso de las Virtudes ¿Se puede desarrollar la Lealtad? ¿Y la Humildad?. ¿Acaso existe un programa de desarrollo que pueda obtener un mayor nivel de Honestidad?. Es aquí donde radica la base de un proceso de atracción de personas (hoy no voy a entrar en tema de talento ya que soy de lo opinión que todos tenemos talento) para nuestra organización que tengan las virtudes que puedan gestionar el compromiso de estas personas con la organización, y de la organización con las personas, en el largo plazo y con la misma Visión y forma de ver las cosas.

¿Y cómo podemos detectar las virtudes?. Este sería un motivo de amplio debate, aunque el primer paso sería identificar primero cuales serían las Virtudes que necesitaría Mi Empresa, o bien cada parte de la empresa, cada departamento, cada esquina, cada lugar, cada equipo. Igual que se hace con la Definicion de Competencias, el paso ineludible seria identificar las Virtudes que deben tener las personas que desarrollan su trabajo en nuestra empresa.

Hace poco asistí a una jornada que invitaba a una reflexión final: “Lo que no se puede medir no existe”. Entonces: Midamos. ¿Cómo medimos una virtud?. Me vienen a la cabeza dos anécdotas muy ilustrativas que vienen al caso.

manuel ruiz de lopera

En la primera un afamado empresario andaluz, que luego fue Presidente del Real Betis Balompié, D. Manuel Ruiz de Lopera, tenía un curioso método para seleccionar secretarias. Y es que una de las pruebas a las que las “sometía” era que les dejaba a la vista en una sala, mientras esperaban, un billete de 50 €. Si la persona se lo guardaba quedaba automáticamente “eliminada” del proceso. Era una manera de “medir” la Honestidad de una persona que iba a trabajar con él directamente, aunque el método no es el más ortodoxo para mi gusto.

Hace poco la empresa Heineken saco a la luz un video llamado The Candidate que en clave de humor, exponía a los candidatos a situaciones inesperadas para ver su reacción, para asi poder seleccionar a la persona que creía mejor se adaptaba a su Cultura empresarial. Según publicaron lo utilizaron como método para ver qué persona incorporaban a su organización. Si no has visto el video no tiene desperdicio.

Si buscamos evidencias con preguntas cerradas, es más difícil que podamos encontrar respuestas infalibles. Son las pruebas empíricas, aquello que nos reta y nos pone en situación, lo que verdaderamente descubre la Virtud que tiene cada ser humano.

Entonces ¿debemos prender fuego al edificio de la empresa para observar la virtud de la Valentía? Quizás no sea el camino, sobre todo por el estropicio que formas por cada entrevista, pero estoy convencido de que podemos tener alguna prueba en la que la persona puede tomar decisiones valientes o no ¿se te ocurre alguna?

Espero que sigamos profundizando en el debate, ya que estoy absolutamente convencido que Seleccionado por Virtudes, tendremos menos rotación no deseada y ahorraremos mucho en despidos y rescisiones laborales.

¿Tú qué opinas?

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

 

Share
1 Comment
  • Soraya
    noviembre 5, 2014

    Me ha gustado muchísimo tu escrito, ya que nos devuelve a la esencia misma del ser humano, como humano y no como robot dirigido a tareas específicas según horarios. Definitivamente si valoramos el ser humano de manera integral en un proceso de entrevista, adaptación al puesto, empresa, etc., tendremos mayores oportunidades de retener los talentos que nos interesan y ellos estarán a gusto en quedarse… debemos entonces hablar de virtudes, actitudes, sentimientos y por supuesto competencias… es que el ser humano es mucho, mucho más… y eso no escapa a su vida laboral.

    Un abrazo y enhorabuena por el post.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *