Si me quereis, irse


Este agosto de 2018 se cumplirán 35 años de una de las frases más míticas de la historia española. La dijo Lola Flores en 1983 en la boda de su hija, Lolita, y ante el gentío y aglomeración de gente acumulada a la puerta de la iglesia, la Faraona, por aquel entonces una de las figuras mediáticas más importantes del país, salió y le dijo a toda esa marabunta de gente: “Si me queréis algo, irse”.

El impacto que provoco esa imagen aún perdura en la sociedad, aunque algunos de los que leáis esto no lo recordéis e incluso no hubierais nacido en ese año aún.

Hoy recupero esta frase con motivo de experiencias y entrevistas con directivos y profesionales de todo tipo que me muestra su preocupación por el poco tiempo que tiene disponible trabajando en una oficina. Con reuniones constantes, interrupciones por conversaciones que se alargan, llamadas frecuentes…Estos son algunos de los testimonios recogidos:

“Después de estar 7 días de 9 días laborables fuera de la oficina por viajes, me disponía a sacar todo el trabajo acumulado, cuando alguien entro en mi oficina con la frase “tienes un momentito”. Después de casi 2 horas de conversación de “un momentito” mi agenda de reuniones se había acumulado y no he podido hacer nada y ahora ando agobiado”
 “Llevo varios días de reunión en reunión. Estas se alargan y se alargan, donde todos quieren dar su punto de vista, y nadie es capaz de acotar los tiempos. Necesito tiempo para sacar adelante todo el trabajo acumulado”
 “Llevo varias semanas acumulando mails sin contestar. Algunas personas me llaman y me preguntan por un mail urgente que aún no he podido mirar. Estoy quedando como una maleducada y desconsiderada por el mero hecho de que salgo a las tantas de la oficina y no me da tiempo a responder los correos acumulados”

Por eso me gustaría recuperar unas entradas de mi blog sobre estos asuntos.

La primera es de abril del año 2013, donde ya incidía en este problema con el articulo Las dichosas interrupciones en el trabajo

Las dichosas interrupciones en el trabajo

La siguiente entrada en este blog sobre este asunto es de Enero del año 2014 que se titulaba ¡¡¡Así no hay quien se concentre¡¡¡

¡¡¡ Asi no hay quien se concentre ¡¡¡

En enero del 2017 volvía a incidir en el asunto con el post titulado Las Salas del Silencio (o como poder concentrarse en el trabajo) donde invitaba a crear espacios de concentración en las empresas donde uno no pudiera ser interrumpido

Las Salas del Silencio (o como poder concentrarse en el trabajo)

La gran mayoría de los profesionales me reconocen que les cunde más su trabajo haciéndolo desde casa, y que incluso tienen que echar horas desde su hogar para poder llegar a los hitos marcados para sus responsabilidades.

Se trata entonces de una necesidad básica para las empresas el poder alcanzar los objetivos. Es por ello por lo que sería muy importante, y me atrevo a decir que estratégico, la posibilidad de fomentar el teletrabajo, para ayudar a los profesionales a conseguir sus objetivos, evitando desplazamientos, reuniones constantes e interrupciones

En el espacio de trabajo existen interrupciones que debemos atender, dándole priorización entre las necesarias o urgentes y el resto. Las Políticas de puertas abiertas de los Managers no tiene que significar interrúmpeme en cualquier instante. Es por ello que la propuesta es buscar espacios y momentos de concertación, donde uno está “reunido conmigo mismo” y no tendría que ser interrumpido

No se puede dejar de atender a las personas de tu equipo o cualquiera que necesite ayuda, la propuesta es compatibilizarlo con espacios para uno mismo, para sacar sus trabajos adelante.

Los Open Space no deben confundirse con “estoy libre en cualquier momento”. Se debe generar una cultura del trabajo en concentración que permita no ser interrumpido.

También es importante saber decir “ahora no puedo” y establecer prioridades frente a la urgencia constante. Se trata de decir educadamente que en estos momentos tengo una prioridad mayor y que atenderé tu petición en su momento, sin olvidarme de ello

Se trata de buscar el equilibrio entre liderazgo cercano y empático, con sacar el trabajo adelante con momentos de concentración. Por eso es importante, y necesario saber decir NO en momentos en el que se debe decir que no se puede atender ahora esa prioridad. O como puedes decirle a tus compañer@s: “Como decía Lola Flores, Si me queréis, irse

Share

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *