SI , se puede cambiar el Rumbo de tu vida

brujulaHace poco recibí en mi buzón de Linkedin un mensaje de una persona que tengo como contacto por su trayectoria profesional ligada a los Recursos Humanos, en puestos de responsabilidad y en Proyectos interesantes vinculado a Personas.

El contenido del mensaje me llamo la atención desde el primer momento, ya que anunciaba un cambio importante en su vida profesional. Textualmente el mensaje decía “he decidido dar un cambio radical a mi vida y he aceptado el reto de dirigir un complejo rural (Hotel, Restaurante y Casa Rural) en un pueblecito de Segovia”. Enseguida me vino a mi cabeza una pregunta ¿Cuáles serían los motivos para dar ese cambio tan significativo en su carrera profesional?.

Tras su primer mensaje vinieron otros más donde nos anunciaba los diferentes Eventos y promociones que ofrecía el establecimiento que iba a regentar. Vino a mi memoria las dos últimas casas rurales que he visitado, ya que soy un enamorado del turismo rural, y que regentaban dos personas que ponían todo su cariño y mimo para que el huésped se sienta como en su casa, con una comida regional exquisita y las facilidades para realizar actividades al gusto de diferentes tipos de personas e inquietudes. En mi conversación con las personas que dirigían estos negocios me dijeron que su filosofía de vida cambió, pasando de vivir en una gran ciudad con un trabajo de lunes a viernes a decantarse por desplazarse a una ciudad más pequeña y abrir una casa rural durante los fines de semana (de viernes a domingo) en un pueblecito cercano. Durante el fin de semana se dedican en cuerpo y alma a sus huéspedes, y durante la semana preparan todo para que la casa este en perfecto estado, ya que las estancias entre semana son escasas o casi inexistentes. Su vida giraba en torno al trabajo durante el fin de semana y disfrutar de más tiempo libre durante la semana. Su retribución económica no había variado mucho respecto a su vida profesional anterior, y disfrutaban con la amabilidad de la mayoría de los huéspedes, que siendo agradecidos con el trato escribimos una frase de recuerdo en el libro de visitas. Sin duda estaban en su FLOW (flujo). Estar en el flujo es disfrutar con lo que se hace, en cada momento, como si el tiempo pasara más despacio y el gozo sustituyera al trabajo.

flow

Pero la cuestión es ¿Cuántas personas tienen que tomar una decisión de cambio de rumbo profesional obligadas por las circunstancias?. Cuando la decisión viene a consecuencia de una situación de desempleo, despido o por no encontrar trabajo, es como una “salida” ante la circunstancia no elegida en la que estamos. Si esa decisión viene después de una reflexión donde vemos que es el momento adecuado, aunque sea empujado por las circunstancias, podemos conseguir que el Flow aparezca. Si la toma de decisión es una “huida hacia adelante” ya que no sabemos qué hacer y por eso tomamos ese camino “a ver qué pasa”, las probabilidades de que no salga bien aumentan.

Pero también existe el caso de personas que, teniendo empleo, tienen una serie de “cargas” que le bloquean a tomar decisiones de cambio de rumbo. La familia, la hipoteca, el nivel de ingresos “necesario”,… pueden provocar un bloqueo permanente a tomar decisiones de cambio de orientación profesional. Elegir es Renunciar. Tenemos que asumir que para tener unas cosas debemos renunciar a otras.

Hace poco he podido ver un video titulado Piensa diferente, Vive diferente (dura 7 minutos y medio pero merece la pena), donde se plantean reflexiones profundas sobre nuestro comportamiento ante los cambios y el bloqueo que sufrimos. Además nos evoca a nuestra infancia, donde quizás alguien nos dijo que no éramos capaces de hacer algo, y nos convenció para creer que ya nunca podíamos ser capaces de hacerlo.

cambio de vida

Hace un tiempo que llevo escribiendo historias sobre personas que deciden, convencidos y voluntariamente, dar un cambio importante en su vida, y por eso abrí en mi blog el apartado ¿Quieres cambiar tu vida?, donde narro alguna de las historias. Muchas de ellas tienen en común el instante en el que la persona decide dar el cambio. Ese momento es como un “No puedo más, hasta aquí he llegado”, donde tocan fondo y a partir de ahí “renacen de sus cenizas”. Esa “explosión” que supone tal hartazgo de lo vivido es la base para poder reflexionar sobre su vida y abrir la mente para experimentar otras sensaciones. Muchas de ellas empiezan a leer, interrelacionarse, escribir, navegar por internet, …. Para descubrir ese camino que quieren seguir.

Se acercan personas a mí que están en un “bucle” del cual les cuesta salir: No tengo trabajo, no valgo para nada, esto no va a cambiar, la cosa esta cada vez peor,….. Se hunden ellos mismos en lo que denomino “conversaciones interiores”, que suelen ser mucho más crueles que cualquier otra persona que nos lo diga.

Como la protagonista de nuestra historia inicial, el cambiar y orientar tu rumbo de vida es una decisión importante. Como tantas otras que tomamos en la vida como la pareja, tener hijos, cambiar de domicilio, viajar, …. Es decir VIVIR. Si estas vivo tienes que tomar decisiones. Algunas saldrán mejor y otras no tanto. De estas últimas no te pierdas la lección aprendida.

SI se puede cambiar el rumbo de tu vida. SI puedes decidir tener una vida más satisfactoria. No abandones tus miedos, deja que estos te acompañen, pero enfréntate a ellos. La situación de bloqueo o “bucle” no te lleva a ningún lado. En ese círculo vicioso estas tu solo y siempre en el mismo sitio.

¿Te atreves?

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

Share

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *