Carta abierta a los políticos: La humanización de los horarios

“Me levanto muy pronto, cuando mis hijos aún están dormidos, voy al trabajo y tengo una pausa para comer de 2 horas y media. Como solo porque mi mujer y mis hijos no están en casa, regreso a mi trabajo y cuando vuelvo los niños, aun despiertos, están en pijama a punto de irse a ...