Papa, no me quiero ir

No hay una cosa en este mundo que me estremezca tanto como el llanto desesperado de un niño. Ese llanto ahogado, que mastica el sufrimiento, y que no es provocado por un golpe sino por una angustia tan vital que parece que el mundo le está absorbiendo hacia dentro para tragárselo. Este instante lo viví hace ...