Como transformar los Departamentos de Recursos Humanos en Departamentos de Felicidad

felicidad en el trabajo2
“¿Merecen las personas ser felices? Si pero siempre después del trabajo”. Esta fue la conversación que mantuve, medio en broma medio en serio, con un Responsable de Recursos Humanos de una gran compañía. No es que Recursos Humanos sea responsable de la felicidad de las personas, ese asunto tiene mucho que ver con el comportamiento, la actitud y el foco de la propia persona, pero ¿Puede un Departamento de Recursos Humanos transformarse en un Departamento de Felicidad?

Desde hace tiempo reniego del concepto Recurso Humano. Según Wikipedia “Un recurso es una fuente o suministro del cual se produce un beneficio”. Es decir que las compañías nos utilizan como “suministro” para obtener un “beneficio”. Me niego a sentirme así. Soy una persona, que doy lo mejor de mí mismo para conseguir unos objetivos que repercuten en un beneficio para mi empresa y para mí. ¡¡¡¡Quiero ser persona y no recurso¡¡¡¡¡. Si soy humano, pero un Ser Humano, no un Recurso Humano.
engagement

Si mi compromiso con mi organización va más allá de mi salario, es cuando me comprometo, o como se ha denominado en el mundo de empresa, tengo engagement. Pero para comprometerme debo sentir que merece la pena y que soy o puedo ser Feliz con lo que hago.

Insisto que la Felicidad no es responsabilidad del Departamento de Recursos Humanos, ni de la persona que lo coordina, ni siquiera del máximo responsable de la compañía. Pero ¿puede Recursos Humanos generar un entorno para que las personas sean felices en el trabajo?

delivering happiness

En Estados Unidos, como no podría ser de otra manera, ya que gestiono la Felicidad como Cultura de Compañía. Me refiero a la empresa Zappos, tal y como viene reflejado en el Libro Delivering happines que está basada en la historia y política de empresa que Tony Hsieh llevo a cabo. Tal fue su pasión con implantar felicidad en las organizaciones que construyo el Proyecto Delivering Happiness que tiene un alcance mundial. En España lo lideran Gustavo Piera y Carlos Piera (@CarlosPiera ) al que tuve la oportunidad de conocer y que me conto como “desarrollan felicidad” en las empresas. A eso dedica su vida entera, porque dedica muchos dias y muchas horas en poder instaurar felicidad en las organizaciones.

A Carlos me lo presento mi gran amigo Sergio Cancelo (@scancelo ) que es, que yo sepa, el único Director de Felicidad que tiene ese cargo en España. De Sergio y su empresa Movibery ya he escrito algún articulo como La cultura Happiness es posible y la Entrevista que le realice hace poco titualada ¿Se puede ser Feliz en el trabajo?

Hace poco comparti una cerveza y una agradable charla con una persona que realiza Consultoría de Recursos Humanos de alto nivel en Chile, y me conto que uno de los más importantes bancos chilenos tiene un Gestor de la Felicidad. Esto me hizo recordar a mi amiga Maria Graciani (m_graciani) con su Motivulario, en el que nos habla del GE-FE, que es el Gestor de Felicidad. Por lo que es indudable que este concepto está calando no solo en Latinoamérica, sino también en España.

Si hay alguien que conoce bien la gestión de las personas basada en el optimismo y la felicidad esa es Belén Varela,(@laquintavarela) la cual, con su impresionante labor en la Asociación de la Dirección de Personas (AEDIPE) como miembro de la Junta Directiva y responsable de la que he bautizado como “movida gallega”, que encabezan ella misma y Santiago Vázquez (@santivazquez_), autor del libro La felicidad en el trabajo y en la vida, gestionan el tema de la Felicidad en el trabajo, en los Congresos que celebra AEDIPE, y que será de nuevo protagonista en el año 2015. Su impresionante labor sobre las Organizaciones optimistas nos dan una visión de que el trabajo no es una condena a galeras, como en la película BEN-HUR donde al protagonista se le condenaba a toda una vida remando, sin ningún sentido y sin ningún horizonte, sino que se puede aspirar a ser feliz y optimista en el trabajo.

Os dejo un video, que me envió la propia Belén sobre el primer Edificio optimista que va más allá de la mera declaración de intenciones, ya que significa un forma de gestionar a las personas y de sacar lo mejor de ellas.

Como oi en alguna conferencia de las muchas que asisto: “Si vamos a trabajar durante más de 40 años, ¿no será mejor divertirnos durante ese tiempo?”. Y es verdad que el sufrimiento en el puesto de trabajo genera en bajada de rendimiento, productividad, desmotivación, stress, ansiedad y falta de compromiso. Si las empresas están potenciando dicho compromiso ¿No será mejor hacerlo desde el punto de vista de la felicidad del ser humano?. Si el fin último de las organizaciones es obtener beneficios ¿no será mejor gestionar a las personas para que consigan ese fin desde la satisfacción y la felicidad?.

Estamos ante un paso definitivo en la Gestión de personas, tratar el área de Recursos Humanos como el Área de la Felicidad en el trabajo ¿Te atreves?.

Sigueme en Twiter @AngelLargo1970

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *