Trucos que (me) funcionan para ser mas Productivo y tener un día genial

Lo que voy a exponer a continuación forma parte de herramientas y trucos que me funcionan a mí. No tienen por qué funcionar a todo el mundo, por lo que coge lo que creas que mejor te pueda venir a tu vida y a tus circunstancias, y no tienes por qué seguirlos todos.

Además se dan las circunstancias especificas de que mi trabajo, como empresario y autónomo, me permite adaptar esos horarios, cosa que no todo el mundo puede hacer. Por eso no es posible poner reglas para todos, ya que sus horarios diarios varían en función de sus responsabilidades profesionales y personales.

Coge lo que creas que mejor se pueda adaptar a tu día, si es que lo crees conveniente

Esto hace que pueda tener un día genial:

  • Me despierto sin despertador. No tiene truco, esto ocurre porque he desarrollado unos hábitos para que esto pase de forma constante. Me suelo ir a la cama pronto, o por lo menos mas habitualmente de lo que lo hace la media de personas con las que me relaciono. No más allá de las 23:00 estoy en la cama y con sueño para dormir. En algunas ocasiones esto ocurre a las 22:00 o algún día antes si me encuentro cansado. Mi cuerpo se ha acostumbrado a despertarse a la misma hora casi todos los días desde que tengo el habito de irme a la cama “temprano”: entre 6:30-7:00 abro los ojos para no cerrarlos, y lo hago descansado y sin ganas de seguir durmiendo. En total son casi 8 horas de sueño diario, que son totalmente renovadores y cargan la energía para el día.
  •  Me ducho por las mañanas, y lo hago cantando o escuchando música alegre. Con agua calentita que me ayuda a relajarme y disfrutando del momento ducha, uno de los mejores del día. Siento como la alegría se apodera de mi cuerpo, y empiezo la mañana con ganas y energía suficiente para afrontar el día.
  •  Desayunó tranquilamente, sin prisa. Levantarme temprano me ayuda a no tener que ir corriendo para llegar a mis obligaciones diarias. Disfruto del olor y sabor del café. Tomo algo de dulce para darme energía. Escucho las noticias y me pongo al día de los últimos acontecimientos. Es un momento que se puede alargar o acortar, pero que no tiene espacio el reloj, simplemente fluyo.
  • Se en que horas soy más productivo. Ese autoconocimiento que he desarrollado con el tiempo hace que ejecute los trabajos de mayor concentración y capacidad de creación en esas horas. En mi caso son las primeras horas de la mañana. Mi pareja le ocurre lo contrario, ella es capaz de concentrarse y hacer cosas durante la noche y madrugada.
  • Hago descansos durante mi jornada diaria. Por lo menos cada dos horas mínimo me tomo un respiro. Me levanto, me estiro o tomo un café. Si me noto mas cansado alargo el descanso.
  • Descansó o lo dejo si me siento cansado o agotado. No dejo que la fatiga o el agotamiento llegue y me bloquee. Si noto que mi mente y/o cuerpo no puede seguir mucho mas no arriesgo a equivocarme o a caer “fulminado”. Simplemente paro, y si puedo volver porque me encuentro con fuerzas y ganas lo hago, y si no lo dejo por ese dia. Me funciona para relajarme y descansar hacer llamadas a personas agradables y positivas como método de descanso para ver si puedo continuar.
  • Tengo hábitos de comida del mediodía temprano. Suele ser entre 13:30 y 14:30. Como he desayunado pronto y no siempre puedo tomar algo a media mañana, aunque procuro hacerlo, a eso las 13:00 ya tengo hambre y dejo que mi cuerpo pueda satisfacer el apetito sin esperar a “una hora concreta”.
  • He cambiado las comidas de trabajo por desayunos o tomar algo por la tarde. Me relaciono con clientes y colaboradores que quieren compartir momentos y espacios de relajación o de poder hablar tranquilos. Antes tenía muchísimas “comidas de trabajo”. Hace tiempo decidí minimizarlas (no puedo eliminarlas) y eso me cambio la vida. Así no se resiente mi día después de una comida pesada o de mucha atención con los comensales. Esto ha hecho que mi cuerpo pueda disfrutar del momento comida desde la tranquilidad y si puedo desde la soledad que me apetece tener en ese instante. Desayunar o disfrutar de algo por las tardes ha favorecido además mis relaciones personales y profesionales, ya que en la comida me sentía más “presionado” y deseoso de que acabara.
  • Descanso después de comer. Los flujos intestinales después del almuerzo o comida del mediodía provocan inevitablemente sueño. Yo echo una cabezadita siempre que puedo. No más de 15-30 minutos. Después me tomo un café y procedo a continuar con mi jornada con una sensación de haber descansado y revitalizado la energía.
  • Por la tarde es más relajada de trabajo. Esto me lo puedo permitir por mi actividad como autónomo. No me siento tan productivo por la tarde, así que lo dedico a actividades más relajadas y de menor esfuerzo mental, aunque no siempre puedo permitírmelo. No alargo la jornada innecesariamente si me siento cansado, aunque a veces las “urgencias” pueden condicionar esto. Tengo un buen amigo que desde hace años decidió no trabajar por las tardes, puede permitírselo porque es autónomo, y hace toda su jornada desde muy temprano por la mañana y alarga la jornada hasta la hora de la comida, aunque sea tarde, como las 15:00 o 16:00, pero cuando acaba desconecta el teléfono profesional y no mira el mail, disfrutando del ocio y de su familia por las tardes.
  • Disfruto de ocio por la tarde. Como no suelo terminar muy tarde mi jornada de trabajo procuro disfrutar de mi ocio. Algo relajado, no muy intenso y que me haga disfrutar. Las emociones fuertes las dejo para el fin de semana.
  • Cenó pronto. No me gusta irme a la cama nada más cenar así que he anticipado la cena entre las 20:00-20:30. Lo hago en familia y procuro repasar con mi pareja y mis hijos como ha ido el dia. No es una cena copiosa, mas bien liviana, y dejo tiempo para reposar antes de irme a la cama.
  • Lectura o buena conversación antes de irme a acostar. Suelo disfrutar de leer o conversar con mi pareja o hijos antes de terminar el día. Son momentos de Paz mental donde evito conversaciones de problemas o de conflicto, y la lectura nunca es de trabajo.
  • Pongo el teléfono en silencio a partir de las 20:00. No significa que no lo atienda, simplemente que no dejo que me interrumpa mi descanso el sonido del teléfono. Si hay algo urgente voy a ver el móvil antes de acostarme. Pero las llamadas de “trabajo” pueden esperar al día siguiente. A propósito, no suelo devolver llamadas a partir de esa hora si no hay un mensaje de urgencia que lo reclamen. Normalmente se puede solucionar al día siguiente
  • Nada de Tablet o Móvil antes de dormir. Aunque tengo la manía de mirar el móvil antes de irme a la cama, por si acaso hay algo que deba atender, no suelo llevar ningún dispositivo electrónico a la cama, ya que sus efectos pueden provocar insomnio, según los entendidos en el tema del Sueño.
  • Me tomo mi tiempo para dormir. Puedo leer hasta notar el sueño. Si veo la tele procuro que sea algo que no me genere tensión o adicción de terminarlo. Me he aficionado a documéntales sobre cómo se creó la tierra y lo que pasa en el universo. El señor Morgan Freeman suele ser la última persona que veo antes de dormirme en los últimos tiempos, debido a que presenta una serie sobre “Como se hizo el Universo”. Cuando el sueño me vence apago la tele o dejo la lectura, no me cuesta hacerlo ni me quedo dormido con la televisión encendida.

Otras cosas que me suelen funcionar, aunque son muy personales:

  • Dar gracias.  Suelo hacerlo algunas veces, por la noche o al levantarme. Vivimos en un mundo donde ternemos muchas cosas que agradecer. En lugar de quejarnos agradecer me da tranquilidad y paz.
  • Rezar por las mañanas me funciona. Suelo alimentar mi espíritu al leer el evangelio del día por la mañana nada más levantarme. A mi me da fuerzas y esperanza.  Si no eres creyente te recomiendo alguna lectura espiritual para empezar el día.
  • Decir te quiero por las mañanas a mis seres queridos me da fuerza para seguir con el día. Es un habito que he mantenido desde hace mucho tiempo. Se trata de no dejar pasar la oportunidad decir algo a quien amamos, porque nunca se sabe si puede ser la ultima vez que lo hagamos. Además, los efectos son de correspondencia, y eso te anima a empezar el día mejor.

Esto es lo que a mí me funciona para tener un día genial. ¿A ti que te funciona? 

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *