¿El triunfo de los maleducados?

Las faltas de respecto continuadas son inaceptables en cualquier entorno y tampoco se pueden consentir en el ambito laboral