Incumplimiento del contrato

incumplimento de contratoEn una de mis muchas conversaciones navideñas que traspasan lo habitual y son interesantes hablaba con unas personas cuya desmotivación laboral era evidente. Tras muchos años en una misma empresa estaban “hartos” y muy insatisfechos con la situación actual de su compañía y de sus condiciones laborales. El argumento de uno de ellos me hizo reflexionar sobre la situación que pueden estar viviendo muchas personas en estos momentos, es el siguiente:

“Yo si he cumplido con el contrato que firme hace 25 años con mi empresa. He dado los resultados que esperaban de mí, he cumplido con los objetivos marcados, he acatado las decisiones sobre mi carrera profesional, he subido de posición y responsabilidades jerárquicas y he respetado la estrategia de la compañía alineándome con ella. Es ahora cuando mi empresa incumple el contrato conmigo, obligándome a trabajar fines de semana y horas adicionales por la situación actual. Si yo he cumplido, mi empresa también debería cumplir y no cambiarme las condiciones laborales que afectan a mi vida personal”

Y es que estamos llegando a una situación donde las circunstancias cambian por “motivos de la situación actual”. Aunque suene polémico, siempre he defendido que es mejor recortar costes, beneficios sociales y por ultimo salarios, si eso evita despidos, pero la comunicación de esas medidas debe ser exquisita y la coherencia también. No podemos enfrentar recortes con anuncio de beneficios empresariales, bajada de salarios con “barra libre” para directivos, despidos frente a gastos incomprensibles.

Por otro lado el empresario individual, que es el tipo más extendido en España, siempre se enfrenta a una situación donde arriesga su patrimonio y su vida para sacar la empresa adelante. Ese respeto se debe generar por parte de todos, y en cambio meten en el mismo saco a los empresarios que violan la ley y se aprovechan de todo y todos, sin falta de ética y escrúpulos, cuando la gran mayoría no son así.

cooperativas

Llevo  defendiendo desde hace tiempo el modelo de Cooperativa, donde los propios empleados se transforman en socios de la compañía. Es un modelo que deberíamos arraigar más en la sociedad. Compartir tareas, riesgos y decisiones es algo que generaría una cultura de Compromiso y también mayor conocimiento de lo que es tomar decisiones empresariales.

El caso es que ahora mismo se están incumpliendo contratos por las dos partes, Empresarios que no respetan condiciones laborales y empleados que no respetan su trabajo y que no están comprometidos con su proyecto ni con la mínima productividad que se espera de ellos. El absentismo emocional, del que he hablado en otros artículos, y que consiste en personas que solo tienen presencia física en su puesto de trabajo, pero no involucración, ni compromiso y ni siquiera cumplimiento de tareas en un mínimo exigible, es tan peligroso para el futuro de las compañías como los malos resultados. Deberían ser los “compañeros” los que hicieran notar que alguien está perjudicando al grupo, de manera que si la empresa tiene malos resultados el puesto de trabajo de todos corre peligro.

comunicacion

¿Estamos condenados a no entendernos?. Quizás sea un problema de Comunicación o quizás sea Económico pero el caso es que Empresa y Personas deben ir íntimamente unidos y orientados hacia un mismo objetivo.

Hay una empresa, cuyo nombre prefiero no desvelar,  que lleva 6 meses sin pagar a sus empleados ¡¡¡¡6 meses¡¡¡¡. Esas personas necesitan un aliciente o un motivo para ir a trabajar, ya que el miedo de perder ese dinero no puede ser el único motivo.

Es por ello que hago una doble reflexión. Empresario, Directivo o Gerente hable con sus trabajadores. Explique la situación lo más posible. Proponga medidas para salir juntos de esta. Sea honesto. No busque su beneficio propio únicamente. Comprométase con las personas. Gestione los egos y las personas que buscan solo su beneficio. Y sobre todo sea justo.

Empleado, trabajador o colaborador ayude a buscar la mejor solución para todos. Escuche sin prejuicios. Póngase en el lugar del otro. No busque el conflicto innecesario. Apoye las medidas que son mejores para todos. No busque venganza. Gestione su miedo y su ira. Si en algo no está de acuerdo dígalo pero no ponga piedras para las soluciones. Y sobre todo sea justo.

¿Podremos ponernos de acuerdo?. Es un año de derechos y obligaciones. De compromiso y responsabilidades. ¿Cuál va a ser el tuyo?

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

Share
1 Comment
  • Eduardo González
    enero 13, 2014

    Angel, muy buen artículo y en la línea de lo que me has comentado en otras ocasiones.
    Tienes mucha razón en todo lo que dices, pero a veces, por desgracia las cosas no cambián por incapacidad manifiesta del empresario
    La ocultación de la información, la falta de comunicación, la falta de interés por tus propios empleados y la apatía y desidia hacen difícil para muchos empleados trabajar junto a su “jefe” en el mismo barco.

    Pero en definitiva lo que tu coemntas es muy cierto.

    Un abrazo maestro
    Eduardo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *