Nacimiento de una nueva vida

nacerAprovecho mi primer post del año 2014 para reflexionar sobre la Navidad. Y es que la propia palabra latina habla de nacimiento de una nueva vida, y es así como lo entendió el Cristianismo con el nacimiento de la Vida que daría la vida por todos los demás.

Es por eso que todos, creyentes y no creyentes, celebramos la Navidad y hemos adoptado la costumbre de “nacer a una nueva vida” que se ve reflejado en nuestros Propósitos para el año que “nace”

En mi anterior post ¡¡¡Vaya año 2013¡¡¡ ¿Qué vas a hacer en el 2014? que se ha convertido en un clásico sobre mis Propósitos para cada año que empieza, reflejaba unas convicciones. Quiero aclarar a todos los que me han escrito o puesto en contacto conmigo que dichos Propósitos no parten de cero en la mayoría de ellos, ya que son práctica habitual en mi vida personal, aunque a veces los descuide. Verlos escritos y hacerlos públicos significan para mí un compromiso para reforzar aquellos que “flojean” y adquirir aquellos que estaban abandonados o bien no integrados en mi vida. Es por ello que, según dicen los expertos, para que algo se transforme en un Hábito y se interiorice como algo natural en la propia persona, deben pasar al menos unos 21 días seguidos. Eso es lo que me he propuesto con algunas de las intenciones que he reflejado, convertirlas en hábitos mediante la consistencia de hacerlo de manera ininterrumpida durante 21 días o más, para así lograr que sean algo natural en mi persona.

Con todos aquellos que comparto mis propósitos y escucho los suyos coinciden en la determinación inicial de enfrentarse a ellos de manera decidida y definitiva. Suele ser la dieta o el ejercicio las estrellas en estos casos, ya que el exceso de la navidad, acompañada de la acumulación de los malos hábitos alimenticios durante todo el año, suelen hacer que la obesidad sea uno de los males de una sociedad occidental que tiene abundancia frente a un mundo que mayoritariamente vive con lo justo en muchas zonas geográficas del planeta. Mirar de vez en cuando como viven muchos de los seres humanos con los que compartimos la Tierra puede darnos la perspectiva del exceso alimenticio o de hábitos sedentarios que tenemos.

habito

Algunos me cuestionan sobre si los propósitos solo valen para el año nuevo. Desde hace tiempo el “habito” que he adquirido es el Cuestionarme a mí mismo en una etapa concreta para reafirmarme en algunas cosas y desechar o regenerar otras. Si esto coincide con el fin de año o el 23 de marzo debería ser indistinto. Lo importante es marcarnos un antes y un después, un hasta aquí o a partir de aquí. Muchos aprovechamos el año nuevo por ser una fecha significativa, pero la constancia debe quedar reflejada a lo largo del año. ¿Cuántas personas conocemos que se apuntan a un gimnasio a principio de año y lo dejan al poco tiempo?. Cuando afrontamos un Cambio de hábito lo primero que debe cambiar es nuestra Actitud que debe girar hacia el firme propósito de cumplir lo que nos hemos propuesto. Escribirlo está bien, pero es necesario recordarlo frecuentemente, volverlo a leer, volver a reflexionar sobre lo que nos hemos propuesto y adquirir hábitos complicados como son el sacrificio y la generosidad.

gratitud

Otra de las cosas que nos hacen nacer a una nueva vida es que nuestros propósitos sean tanto personales como abiertos a otras personas. Buscar a ayudar a los demás a que cumplan sus propósitos, o bien a que mejoren para ser más felices, es algo que nos ofrece una nueva perspectiva, basada en la entrega a los demás  y a la gratitud por lo que tenemos.

Quizás estés pensando en perder peso, dejar de fumar o ver menos la TV, y eso te hará mejor. Mi invitación es que añadas a esos propósitos algo que incluyan un beneficio para otras personas, no solo para ti. Ayudar a otros en que logren sus objetivos o simplemente a sobreponerse a sus dificultades diarias te aportara algo más beneficioso que ver la báscula con un número menor.

La felicidad individual no tiene el mismo impacto que la felicidad de los demás. Ver felices a los que nos rodean nos hará más felices a nosotros mismos. ¿Te atreves a nacer en esa nueva vida?

Sígueme en Twiter @AngelLargo1970

Share Button

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *